Blindaje al Rey: 400 antidisturbios ante la visita de Felipe VI a Barcelona

Los CDR llaman a boicotear el estreno de la Princesa de Asturias.

Los CDR llaman a boicotear el estreno de la Princesa de Asturias.

El Ministerio del Interior enviará de forma escalonada 400 agentes de los antidisturbios de la Policía Nacional para blindar la visita del Rey Felipe VI el próximo lunes a Barcelona, señalaron ayer fuentes policiales a este diario. El motivo es la entrega de los premios anuales de la Fundación Princesa de Girona, que en esta ocasión se celebrará en la capital catalana. El del lunes será un dispositivo policial bastante parecido al del Consejo de Ministros que se celebró el 21 de diciembre del año pasado en la céntrica Llotja de Mar de la Ciudad Condal.

No obstante, ahora la situación no es exactamente igual. Por un lado, Barcelona lleva dos semanas con protestas casi diarias tras la sentencia por el juicio del «procés», por lo que ya llegaron hace días refuerzos antidisturbios de la Policía Nacional y Guardia Civil a Cataluña.

Los agentes del Instituto Armado se repartieron por diferentes puntos de la geografía, mientras que los de la Policía Nacional ayudaron a los Mossos con graves percances de todo tipo, incluyendo efectivos heridos en los disturbios –uno de ellos grave y trasladado en las últimas horas a Galicia–.

El lunes, día en el que el Rey ofrecerá un discurso, será la Unidad de Intervención Policial (UIP), del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), la encargada del primer cordón de seguridad, aunque con la ayuda de la Brigada Móvil (Brimo) de los Mossos, que cuenta con unos 400 efectivos.

Otra diferencia es el sitio del acto. La citada Llotja de Mar donde se celebró el Consejo de Ministros del 21-D se encuentra en pleno centro de Barcelona, en el barrio Gótico de Ciutat Vella, una suerte de ratonera que es muy fácil de bloquear por los manifestantes. En esta ocasión, el acto será en el Palacio de Congresos de Barcelona, en la avenida Diagonal, una vía mucho más amplia y más fácil de controlar por parte de las fuerzas de seguridad. Es, además, una de las principales vías de entrada a la capital catalana.

De hecho, la visita del Monarca se prevé convulsa por la agitación de la calle. En este sentido, la CUP y Arran ya calientan la inminente visita del Rey y su heredera a la capital catalana. «Olvido, corrupción, régimen, negocio, guerra. Su película de terror del 78 ya hace demasiado que dura. Lunes 4 de noviembre, Felipe VI visita Barcelona», publicó ayer la formación anticapitalista a través de las redes sociales con un vídeo apelando al boicot en plena crisis de seguridad en Cataluña y tras los peores disturbios que se recuerdan en años.

Un llamamiento que se suma al efectuado por las juventudes de Arran en las últimas horas y que interpela a los colectivos que han organizado las mayores protestas en Cataluña a raíz de la sentencia del «procés». «Atención. Felipe VI quiere venir a Barcelona el 4 de Noviembre. Pedro Sánchez quiere hacer su acto final de campaña del #10N en Barcelona @CDRCatOficial, @SEPC_nacional, @PicnicxRep, @tsunami_dem: ¿Qué os parece si lo impedimos?»

En este tuit, la organización juvenil vinculada a la CUP se dirige directamente a los miembros de los sectores más radicales del independentismo como los CDR, el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC), Picnic per la República y Tsunami Democràtic para movilizarse de cara al lunes 4 y el martes 5, las dos jornadas que el Monarca pasará en la capital catalana.

Un boicot que se ha convertido en habitual cada vez que Felipe VI o cualquier otro miembro de la Casa Real ponen un pie en suelo catalán a raíz del discurso que pronunció el 3 de octubre de 2017. Especialmente duras han sido sus visitas anuales al Mobile World Congress, con protestas de los CDR en la misma puerta del recinto. La visita de los Reyes cuenta con una novedad especial: la Princesa de Asturias acudirá junto a sus padres y la Infanta Sofía a Barcelona, donde pronunciará su segundo discurso público tras su debut en Oviedo hace dos semanas.