Calvo advierte : «La democracia no es posible sin el Derecho. Y no hay nada después de la democracia»

Por la jornada de la mañana de la Escuela de Otoño organizada por la UCAV y LA RAZÓN han pasado el diputado nacional del PP José Ramón García-Hernández, el periodista Eduardo Inda, la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo y el presidente de la Real Academia de Jurisprudencia, José Antonio Escudero.

Carmen Calvo en la Escuela de otoño de la UCAV y LA RAZÓN/C. Bejarano
Carmen Calvo en la Escuela de otoño de la UCAV y LA RAZÓN/C. Bejarano

Carmen Calvo: «La seguridad jurídica no es por tanto una cuestión secundaria, sino la cuestión central de la democracia. Quienes dicen que el Derecho tiene que ir por un lado y la política por otro, se equivocan»

El diputado por Ávila Jose Ramón García-Hernández (PP) ha sido el encargado de abrir la segunda jornada de la Escuela de Otoño de la UCAV y LA RAZÓN. El diputado ha aprovechado su intervención para arremeter contra el populismo, al que ha acusado de transformarse en antipolítica. Una antipolítica, ha afirmado, que “necesita de la posverdad”. En este sentido, el popular ha señalado que en Cataluña se ha creado una historia falsa, “una realidad paralela” que no se puede sostener. García-Hernández ha lanzado un aviso: “la antipolítica es muy metódica, muy operativa y prometen llevarnos a un paraíso”, para a continuación recordar que la democracia es el gobierno del pueblo, como comprendieron los padres de la Constitución y el entonces presidente del gobierno, Adolfo Suárez.

Por su parte, el director de OK Diario, Eduardo Inda, ha cargado contar la hegemonía cultural de la izquierda y la corrección política, en un discurso en el que ha arremetido contra los independentistas catalanas: “ERC y PDeCat son partidos fascistas”, ha dicho.

La vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, ha afirmado que, en su opinión, hemos pasado estos cuarenta años de Constitución como si hubiera sido algo natural, como si hubiera sido fácil, y “no hemos puesto el foco en defender esta democracia consolidada, solvente, que se puede colocar entre las mejores democracias del mundo”, ha dicho. “A veces no sabemos de dónde venimos y por eso nos cuesta saber hacia dónde dirigirnos”, señaló. “La democracia no es posible sin el Derecho”, recordó. “La seguridad jurídica no es por tanto una cuestión secundaria, sino la cuestión central de la democracia. Quienes dicen que el Derecho tiene que ir por un lado y la política por otro, se equivocan”, ha advertido. La Constitución, que “ha construido la convivencia en nuestro país”, es una norma de normas, en la que solo cabe lo que se ha pactado.

De ahí que cumplir las reglas de juego es, en su opinión, lo que nos permite estar todos compartiendo el mismo espacio. La vicepresidenta ha asegurado que “en la democracia cabemos absolutamente todos”. En este sentido, ha calificado de “acierto total” el Estado de las Autonomías y ha afirmado que “España nunca ha votado por el bolsillo, sino por razones más honrosas”. En estos cuarenta años España ha afrontado un golpe de Estado, acabado con la banda terrorista ETA y una grave crisis económica, además de la crisis territorial catalana. Por eso Carmen Calvo se ha preguntado si otro país lo hubiera afrontado igual.

La vicepresidenta del gobierno ha afirmado rotundamente que “la Constitución es la democracia. ¿Es que hay alguien que piensa que después de la democracia hay algo? Lo que podemos hacer es mejorarla, protegerla y expandirla a cualquier rincón del planeta”.

Para la profesora titular de Derecho Constitucional hay que sentirse “seguros, pero sin miedo” a la hora de plantear una reforma constitucional. Calvo no cree “que todo lo nuevo sea mejor ni evidentemente bueno” y que “no hay que abrir la Constitución en canal”, porque el modelo ha funcionado “por primera vez en la Historia de nuestro país”. Un país del que ha afirmado sentirse “orgullosa”.

La doctora en Derecho Constitucional por la Universidad de Córdoba ha explicado a los jóvenes presentes en el auditorio del Palacio de Congresos de Ávila que “no hay que votar una Constitución cada quince o veinte años” y ha asegurado que le gustaría que los jóvenes se sintieran concernidos con ella. De ahí que propone como reformas el reforzar el derecho a la salud y a la educación y darle cabida “con firmeza” al derecho a la vivienda, además de explicitar la igualdad entre hombres y mujeres. Calvo, quien ha mostrado su deseo de que en España se estudie más Historia y se ha congratulado porque se vuelva a estudiar Filosofía, también se ha mostrado partidaria de reformar el Título VIII de la Constitución. “No le tengo miedo a este debate”, afirmó, “porque soy consciente de lo que he hemos vivido en estos cuarenta años”. “Si supiéramos más Historia nos sentiríamos más confortables y seguros con lo que estamos viviendo y con lo que tenemos por delante”, recalcó.

El cierre de la jornada de la mañana corrió a cargo del presidente de la Real Academia de Jurisprudencia, José Antonio Escudero. El catedrático de Historia del Derecho, que hizo una reivindicación de la Transición pero denunció que en los últimos cuarenta años se ha enseñado una Historia de España “completamente distorsionada”, afirmó que el no haber cerrado las transferencias competenciales en la Constitución ha provocado que “los entes autonómicos reclamen, a veces como un chantaje, más y más competencias a cambio de votos en el Congreso”, criticó. “El proceso de descentralización no puede ser infinito, porque acaba con el Estado y disuelve la nación”, sentenció.