Chacón y Madina, los preferidos de los votantes del PSOE

El 49% del electorado socialista cree que Rubalcaba está lastrando el partido

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- El PSOE sigue a la deriva en busca de un líder que pueda llevar las riendas del primer partido de la oposición. Casi la mitad de votantes del partido, un 49 por ciento, fija en el actual secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, el objetivo de sus dardos y le acusan de estar lastrando el partido. Así se desprende de la encuesta de NC Report, mientras que un 43,8 por ciento no le ve responsable. Sin embargo dos de cada tres electores socialistas creen que Rubalcaba debería facilitar la llegada de un nuevo líder (66,5 por ciento) frente al 28,4 que no lo ve así. Y llegado el momento para fijar ese cambio de rumbo, los votantes, en un 58,8 por ciento cree que éste debería llevarse a cabo antes de que se celebren las elecciones europeas de 2014. Sólo el 32 por ciento estima que la renovación puede esperar.

El granero de votos de los socialistas, con un 69,6 por ciento, apuesta por que el nuevo secretario general sea elegido a través de un proceso de primarias abiertas frente al 22,2 por ciento, que considera que ese proceso no es necesario.

A pesar de las quinielas donde el nombre de Eduardo Madina ha sonado con fuerza, sigue siendo Carme Chacón, con un 18 por ciento, la preferida para liderar el partido. Y es que tras enfrentarse a Rubacalba en las pasadas primarias, los socialistas la siguen viendo como la mejor opción. Le sigue de cerca con un 17,5 por ciento, Eduardo Madina, y como tercera opción, pero más distanciada apuestan con un 12,9 por ciento por el presidente de Andalucía, José Antonio Griñán. Rubalcaba sólo lo reelige el 11,3 por ciento de los socialistas, mientras que el alcalde de Toledo, García Page, sería respaldado por un 10,8 por ciento de los encuestados. Es el ex lendakari vasco, Patxi López, quien cuenta con menos apoyos ya que sólo logra el 10,3 por ciento de los socialistas encuestados. El 19,2 se decanta por «otros» candidatos. La fidelidad al PSOE se divide. El 40,2 por ciento de los que les votaron en las generales de 2011 no volvería a apostar por los socialistas y el 51 por ciento les votaría de nuevo.