Cospedal pide «perdón en nombre del Estado» a las víctimas del Yak 42

Reconoce que España no pagó los 149.000 euros del vuelo y que la OTAN nunca reclamó ese dinero: «Nuestros hombres no llegaron»

María Dolores de Cospedal, ayer, durante su intervención en la Comisión de Defensa del Congreso
María Dolores de Cospedal, ayer, durante su intervención en la Comisión de Defensa del Congreso

«Es una cuestión importante y de reconocimiento y no tengo ningún problema en pedir perdón en nombre del Estado por no haber reconocido con anterioridad la responsabilidad del Estado a los familiares», afirmó Cospedal.

Pocas comisiones de Defensa generan tanta expectación como la de ayer de María Dolores de Cospedal en relación al informe del Consejo de Estado sobre el accidente del Yak-42. De hecho, la repercusión durante los últimos días ha sido tal que los diferentes grupos de la oposición tuvieron como portavoces a sus pesos pesados: Pablo Iglesias, por Podemos; Antonio Hernando, por el PSOE, y Albert Rivera, por Ciudadanos. Y junto a ellos estuvieron los familiares de las víctimas, quienes, ante «el carácter excepcional que concurre en esta ocasión», fueron invitados por el presidente de la Comisión, el socialista José María Barreda. Todos escucharon las explicaciones y valoraciones de la ministra de Defensa, quien reiteró que «voy a reconocer la responsabilidad patrimonial de la Administración«, porque «tenemos la obligación moral de honrar la memoria de los soldados españoles y pedir un justo y digno reconocimiento«. Y ante la insistencia de los grupos, pidió «perdón por no haber asumido antes la responsabilidad del Estado».

Nada más llegar, la ministra saludó a la Asociación de Familiares de Víctimas del Yak-42 e inmediatamente hizo un rápido repaso de todos los procedimientos judiciales que se abrieron a causa de este accidente. Tras ello, inició la valoración del dictamen del Consejo de Estado, en el que se acusa al Estado de no haber velado por la seguridad de los 62 militares fallecidos al no valorar los riesgos que suponía que el Yakolev-42 despegase. Un informe que la ministra ya asumió la pasada semana, comprometiéndose a llevar a cabo una investigación para dar con los contratos de éste y otros 43 vuelos anteriores, aunque dejó claro que «los contratos nunca han estado, o no consta, en el Ministerio».

Al igual que hiciera ante los familiares de los 62 militares fallecidos, Cospedal volvió a asumir el informe («no absolutamente todo su contenido», remarcó) y reconoció la «responsabilidad patrimonial de la Administración», dejando claro que «tenemos que aprender de las lecciones que se pueden extraer de una tragedia así». Unas lecciones que espera obtener de la investigación iniciada al respecto y del informe que se comprometió a elaborar. De esta forma, «vamos a intentar encontrar» los contratos», dijo, y hablar con todo aquel que tuviera relación con las contrataciones. «Es el momento de emitir una resolución que ponga fin al procedimiento administrativo que lo motivó», dijo Cospedal.

Tras su primera intervención tomaron la palabra los portavoces «excepcionales» de los diferentes grupos. En el caso de Albert Rivera, destacó que «hay accidentes como este que se pueden evitar». Además de reclamar a Cospedal en varias ocasiones que pidiera perdón, el líder de Ciudadanos exigió cerrar «un círculo doloroso y eterno para los familiares» y, sobre todo, no recortar el presupuesto de Defensa.

Por su parte, Pablo Iglesias optó por un tono más «sobrio« y planteó una serie de preguntas a la ministra que, ante su sorpresa, le entregó para que no las olvidase. Entre otras cosas, el líder de Podemos quiere saber por qué no había póliza de seguro, quiénes eran los responsables de supervisar los contratos y la seguridad o qué mecanismos se han modificado para que un suceso así no vuelva a repetirse.

Acabadas las palabras de la oposición, Cospedal volvió a intervenir para, lo primero, pedir «perdón». «No tengo ningún problema en pedir perdón en nombre del Estado por no haber reconocido con anterioridad la responsabilidad del Estado», algo que «reitero y lo hago de corazón», entre otros motivos, dijo, porque se trata de una «cuestión de reparación moral».

Y fue en este momento en el que la ministra quiso confirmar uno de los datos destacados de la investigación: que los 149.000 euros que España tendría que haber pagado a la Agencia de Adquisición y Apoyo de la OTAN (NAMSA) nunca se llegaron a abonar y NAMSA tampoco giró la factura al Ministerio. «Se iba a pagar un transporte y el transporte nunca se realizó». «Nuestros hombres no volvieron a casa», sentenció Cospedal.

Los portavoces parlamentarios agradecieron ese perdón de la ministra pero algunos, como Iglesias, avisaron: «No espere una voluntad de pasar página».

Tras esta sesión, los familiares se sintieron «agradecidos» por la petición de perdón, aunque reclamaron que se llegue hasta el fondo en las investigaciones y pidieron que cuando se cumpla el aniversario de la tragedia, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sea quien pida perdón, «no a las familias, sino a los 62 fallecidos».