Cospedal ensalza la alianza UE-OTAN

La ministra de Defensa visita a nuestras tropas en una misión contra las mafias de la inmigración

Cospedal saluda ayer en Sigonella (Sicilia) a los mandos de la fragata «Navarra», desplegada para luchar contra la inmigración ilegal en el Mediterráneo
Cospedal saluda ayer en Sigonella (Sicilia) a los mandos de la fragata «Navarra», desplegada para luchar contra la inmigración ilegal en el Mediterráneo

La ministra de Defensa visita a nuestras tropas en una misión contra las mafias de la inmigración

La nueva ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, eligió ayer la misión de la UE que lucha contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo para inaugurar sus visitas a las tropas en el exterior. A las 11:10 horas, la ministra, acompañada por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el almirante general Fernando García Sánchez, y el comandante del mando de operaciones, el almirante Teodoro López Calderón, aterrizaban en la base aérea de Sigonella (Sicilia), donde se encuentra desplegado el avión español que patrulla la costa de Libia en busca de barcazas con inmigrantes y que se suma a la fragata «Navarra», también desplegada en la denominada «operación Sophia», en la que los militares españoles han rescatado a más de 8.100 personas y han puesto a disposición judicial a otras 90.

La titular de Defensa eligió esta misión como la primera que visita porque, dijo, aglutina una labor humanitaria, además de la lucha contra el tráfico ilícito de personas, y quiso agradecer a las tropas destacadas su labor en «defensa de España, de los seres humanos y de la seguridad de la UE». Cospedal destacó el «ejemplo de cohesión y unidad» que supone y recordó la última operación, del pasado 5 de noviembre, en el que rescataron a 500 personas y 80 niños. «Esta misión es también un ejemplo de colaboración entre los distintos organismos, también en el ámbito de la OTAN», destacó la ministra, precisamente en un momento de incertidumbre sobre la implicación de Estados Unidos en la Alianza Atlántica tras la victoria de Trump.

La ministra pidió a los militares que cuiden de su seguridad y también tuvo un recuerdo para sus familias. Además les deseó a las tropas. «como se dice en la Armada; buena suerte en su misión, buen viento y buena mar». La visita de la titular de Defensa arrancó en la fragata «Navarra», donde fue recibida por su comandante, capitán de fragata Vicente Cuquerella, quien se encuentra al mando de una dotación de 207 militares que desde septiembre han salvado la vida a más de 1.805 personas. El comandante de la fragata le dio a conocer el trabajo diario de los militares destacados y juntos recorrieron los lugares a los que se traslada a los migrantes rescatados, donde se les identifica, se les proporciona un kit de ropa, asistencia médica o alimentos. Aunque se trata de una misión para acabar con las mafias, el incesante flujo de estas embarcaciones ha hecho que el rescate sea una de las prioridades.

Después, se trasladó hasta al destacamento «Grappa», donde visitó a los 38 efectivos desplegados cuyo responsable, teniente coronel Salvador Zaragoza Noguera, explicó a la ministra que durante ocho horas al día patrulla el Mediterráneo en busca de posibles traficantes de personas y de barcazas a la deriva para dar la voz de alarma a las embarcaciones cercanas. «Ustedes son los ojos del cuartel general de la misión», les dijo la ministra, para quien es «muy importante que la gente conozca todo lo que hacen nuestras Fuerzas españolas». Cospedal reiteró el agradecimiento a los militares por su labor en pos de la seguridad «y por la labor humanitaria que desempeñan, con la que a una se le llena los ojos de lágrimas y el corazón de emociones».

La misión de la UE contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo (bautizada como «Sophia» en honor a una niña somalí que nació en uno de los buques de la operación) arrancó en junio de 2015. España contribuye con un avión de vigilancia marítima, una fragata y un helicóptero.