«Daremos a Iglesias competencias de primera línea, no cargos intermedios»

El PSOE ofrecerá hoy a Podemos liderar instituciones como el Centro de Seguridad Núclear, el CiS o la CNMV

Noelia Vera, la dirigente de Podemos, decía ayer en «Espejo Público» de Antena3 que el PSOE sólo le ofrecía «cargos intermedios». Hoy Noelia Vera formará parte de la delegación de Podemos que se reunirá con los representantes socialistas que «explicarán las 370 medidas, entrando en el contenido de las materias, se detallarán las tres garantías dadas por el presidente para garantizar el cumplimiento del pacto y te puedo asegurar que no se les ofrecerán cargos intermedios, porque no son cargos intermedios», como dijo Pedro Sánchez el martes en Chamartín, cargos en «órganos no supeditados al Consejo de Ministros». Es decir, el «nuevo método», tal y como señaló LA RAZÓN, no es la repetición de la inclusión de cargos en diferentes ministerios, sino que es la asunción de competencias de primera línea en instituciones del Estado. En la reunión de hoy, el PSOE comunicará qué cargos y qué competencias a los negociadores de Podemos. Son el secreto mejor guardado. Los socialistas rechazan algunas ofertas publicadas «son sólo especulaciones», dicen, pero ayer mismo la vicepresidenta Calvo la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el CIS o el Consejo de Seguridad Nuclear como posibles puesto que irían a parar a miembros de Podemos.

A pesar de los disensos, de los enfrentamientos y de la «desconfianza», Unidas Podemos ha aceptado reunirse con el PSOE con el Programa Común Progresista encima de la mesa. Los socialistas esperan que se inicie una negociación tras la reunión de hoy porque «desarrollaremos las 370 propuestas y si aceptan empezaremos la negociación». Sin embargo, Noelia Vera afirmó que el documento había suprimido algunos acuerdos sobre subcontratas –se puede ver en la propuesta 6–, alquiler de viviendas –propuestas 110, 111 y 117– e impuestos a los bancos –propuestas 194, 195, 197 y 199–, lo que para los socialistas es que «o no se ha leído el documento o simplemente lo ha intentado descalificar», sin tener en cuenta que «es una propuesta abierta y no cerrada».

Los socialistas destacan los sistemas de control propuestos por el presidente Pedro Sánchez «no sólo tendrán un control externo, en una comisión en la que estarán representados los miembros de los colectivos de la sociedad civil –que se han reunido con el PSOE durante este mes de agosto– un control legislativo –con comisiones en el Congreso de los Diputados y en el Senado– y un control interno, en el seno del propio Gobierno». En este punto, las fuentes socialistas consultadas ponen especial énfasis porque «depende directamente del Ministerio de Hacienda, tiene acceso a las cuentas y se puede comprobar en tiempo real las inversiones y los gastos, y, sobre todo, las prioridades». Este modelo, el modelo «sueco», ha sido ensayado y ha funcionado satisfactoriamente en este país nórdico para hacer el seguimiento de los acuerdos de Gobierno.

Sin embargo, el optimismo no reina en Ferraz. La sensación en los socialistas es que «a pesar de nuestros esfuerzos para evitar las elecciones, tenemos el pálpito que Podemos volverá a decir que no». «Será la quinta vez que rechazan una propuesta», afirman fuentes socialistas refiriéndose a la negativa de Podemos al Gobierno de cooperación, al de coalición, al que incorporaba a cargos intermedios y al que situaba como ministros a personas con experiencia en sus ámbitos de la órbita de Podemos. «Es ahora o nunca», afirman fuentes socialistas que sitúan el horizonte en la próxima semana porque «será cuando sabremos si se avanza». Lo único que tienen claro en el PSOE, y en Moncloa, es que esta es «la última oferta».

Una última oferta que ayer nuestro compañero José María Marco calificó como «el órdago ideológico de Pedro» afirmando que el Programa Común Progresista «va más allá del intento táctico de arrinconar a Unidas Podemos en unas próximas elecciones. Lanza un órdago estratégico para la hegemonía ideológica y política de nuestro país», y que ha sido comentado por altos dirigentes socialistas con el presidente del Gobierno en funciones. Marco tiene razón al afirmar que el PCP, como el lo califica, no sólo es un documento de negociación, sino que «es la bandera que decidirá quién se queda con un claro liderazgo en la izquierda española». También a la derecha que ha vuelto a sumirse «en la corrupción, con la imputación de Aguirre y Cifuentes, y Cayetana Álvarez de Toledo dando lecciones a los medios de comunicación de cómo deben tratar el tema».

En este ambiente, no es de extrañar, que fuentes políticas muy relacionadas con el Partido Popular llaman la atención sobre Pablo Casado que «es hijo de Aznar y de Esperanza Aguirre», señalando la debilidad del PP ante una nueva campaña electoral sólo sobrepasada por la caótica posición de Ciudadanos que «queriendo abanderar a la derecha, le ha entregado todo el poder al PP y ha evitado un mayor protagonismo de Ciudadanos al negarse a negociar absolutamente nada con el PSOE».

La recesión que empieza a consolidarse en Europa también está influyendo en el ambiente. Algunos dirigentes socialistas afirman que «lo mejor es ir ahora a elecciones, porque la debilidad de un Gobierno ahora no garantiza que pueda aguantar durante cuatro años. Casi es mejor ir a elecciones ahora bálsamo contra la debilidad», augurando un aumento del peso socialista en una nueva convocatoria electoral.

España está preparada para un Brexit «duro»

No todo fue política nacional ayer durante el viaje del presidente en funciones a Santander para entrevistarse con Revilla. El Gobierno de España está «preparado» para un Brexit sin acuerdo, dijo Sánchez en referencia a la reunión interministerial que ha convocado para afrontar la salida de Reino Unido de la Unión Europea. En este contexto recordó la necesidad de que se conforme Gobierno «cuanto antes», que «garantice estabilidad».