Defensa solventa la cadena de fallos de los Airbus con un kit de repuestos

Pese a que desde junio cada avión lo lleva, ayer hubo que cambiar de nave

El ministro de Asuntos Exteriores, durante su estancia en Bali
El ministro de Asuntos Exteriores, durante su estancia en Bali

El Ministerio de Defensa mantiene su posición al respecto de los incidentes registrados en los aviones de transporte de personalidades (siete en nueve meses) y, al igual que los técnicos encargados del mantenimiento de aeronaves, consideran que las averías son normales y que los procedimientos que se llevan a cabo en las revisiones son correctos. Es lo que ha venido repitiendo en los últimos meses, sobre todo tras el exhaustivo estudio que pidió a Airbus tras el retraso que sufrió el entonces Príncipe de Asturias en su viaje a Honduras.

Desde el departamento que dirige Pedro Morenés se destaca que no se va a llevar a cabo ninguna acción especial al respecto y que la únicas medidas que se han tomado son el refuerzo de los procedimientos de mantenimiento y la adquisición de nuevos kits de repuestos, que desde el pasado mes de junio llevan estos aviones del 45 Grupo de Fuerzas Armadas. El objetivo es que los mecánicos de los aparatos tengan a mano un mayor número de piezas de las que son habituales de cara a poder solucionar cualquier problema menor que se les presente con la mayor rapidez posible, algo que en el último de los incidentes no ha servido de mucho, pues el sábado por la noche el segundo de los Airbus A-310 partió de la base de Torrejón (Madrid) con destino a Bali para que Margallo pudiera continuar su gira por Asia y Oceanía.

La confianza por parte de Defensa en la fiabilidad de estos aviones es tal que no hay intención de adelantar la exhaustiva revisión que a lo largo del próximo año 2015 deben pasar ambos Airbus A-310.

En el caso de los Falcon 900, sólo uno de los cinco con los que cuenta el Ejército del Aire ha sufrido un incidente en este tiempo, el pasado 7 de marzo con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a bordo. Un indicativo se encendió en la cabina alertando de un posible fallo en el sistema de reversa, lo que obligó a regresar al aeropuerto de Dublín, desde donde regresaba a España.

El próximo año, uno de ellos, el T.18-2 se someterá a una revisión casi completa. Tres pasarán exámenes más rutinarios y básicos, y sólo uno, el T.18-3, tenía previsto un mantenimiento más exhaustivo para 2014, como se desprende de la resolución de adjudicación del acuerdo para el sostenimiento de los aviones TM.11 (Falcon 20) Y T.18 (Falcon 900). Unos trabajos que desde finales de 2012 y durante cuatro años realiza la compañía Corjet Maintenance.

Margallo llega con un día de retraso

El segundo incidente que ha sufrido en su avión el ministro de Asuntos Exteriores, obligó a José Manuel García-Margallo a recomponer su agenda. Ayer por la tarde salía con retraso de Bali hacia la isla de Samoa, donde participará en la III Conferencia Internacional de la ONU sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo. No llegará a la inauguración de hoy, pero sí tomará parte en la conferencia y celebrará las 18 reuniones bilaterales previstas, al haberse hecho un ajuste de agendas. El objetivo es recabar votos para la candidatura de España a lograr un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU. Dieciséis de los países que participan en esta cita tienen derecho a voto.