División en el Consejo Fiscal ante el relevo de los fiscales del «3%»

Grinda y Bermejo se oponen a dejar de investigar la presunta financiación ilegal de CDC.

El Fiscal Jefe Anticorrupción, Manuel Moix, esta semana saliendo de la Fiscalía
El Fiscal Jefe Anticorrupción, Manuel Moix, esta semana saliendo de la Fiscalía

Grinda y Bermejo se oponen a dejar de investigar la presunta financiación ilegal de CDC.

La decisión del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, de relevar a los fiscales José Grinda y Fernando Bermejo de la causa donde se investiga la presunta financiación irregular de Convergència Democrática de Catalunya (CDC), conocido como «caso del 3 por ciento», provocará una convulsa reunión hoy del Consejo Fiscal donde se abordará esta cuestión. Esta decisión fue avalada en un principio incluso por el propio fiscal general del Estado, José Manuel Maza, quien esgrimió que esa medida obedecía a «razones operativas y prácticas» y que en ningún caso afectará a la causa. «Es un cambio de personas dentro de lo que es la organización del trabajo del Ministerio Fiscal»,aseguró el principal responsable de la Fiscalía,quien deberá hoy ratificar o anular la decisión de Moix. La petición de amparo reclamada por los fiscales Bermejo, Grinda y Juan José Rosa, después de que Moix remitiese a la Fiscalía del TSJ de Cataluña una denuncia contra ellos presentada por uno de los investigados por el «caso Emperador» que les acusa de coacciones y amenazas, será otro de los «puntos calientes» de la reunión y que también dejará en evidencia la crisis por la que atraviesa, al menos como percepción por la opinión pública, el Ministerio Fiscal.

En cuanto al relevo de Grinda y Bermejo, los argumentos esgrimidos tanto por Moix como por Maza no convencen lo más mínimo a una buena parte de la Carrera Fiscal, en especial a la Unión Progresista de Fiscales, cuyos tres consejeros así lo harán constar en la reunión de hoy. Esto hará que, según señalaron a LA RAZÓN fuentes fiscales, la decisión que finalmente adopte el órgano representativo de la Carrera no sea ni mucho menos unánime. Mas bien todo hace indicar que sucederá justo lo contrario: evidenciará una ruptura en el seno del Consejo, hasta el punto de que Maza se puede encontrar entre la espada y la pared para ratificar esos cambios. El Consejo no puede obligar a dar marcha atrás a esa decisión, pero el fiscal general, si percibe que la misma suscita un rechazo mayoritario o al menos muy relevante, sí puede dejarla en suspenso.

Una de las cuestiones que se tratarán serán los escritos presentados por dos fiscales cuyo relevo se pretende de la causa del tres por ciento. En ese sentido, tanto Grinda como Bermejo sostienen que no hay razón alguna que justifique que tengan que abandonar ese procedimiento. Este criterio es respaldado por varios de los integrantes del Consejo Fiscal. Las discrepancias entre los dos fiscales sustituidos y su jefe se encontrarían en el papel que la acusación pública tiene que atribuir en este asunto al ex conseller de Justicia y ex secretario de Govern, Germà Gordó.

En todo caso, al menos a priori, Moix contaría con el apoyo de los seis vocales de la Asociación de Fiscales (AF) –los votos que logró cuando fue nombrado–,quien ayer salió en su defensa y la del resto de fiscales de Anticorrupción ante las «maniobras externas y claramente intencionadas que sólo pretenden cercenar el trabajo de los fiscales de esa fiscalía». Los tres vocales de la UPF, previsiblemente, respaldarán a Bermejo y Grinda, pero es muy probable que no sean los únicos. De ocurrir de esta forma, tanto Moix como el fiscal general quedarían en una situación «delicada».

Junto a ello, la AF ha pedido a la Fiscalía General del Estado que adopte las medidas necesarias para averiguar el origen de las filtraciones que se están produciendo relacionadas con causas que investiga la citada Fiscalía Especial y que se depuren las responsabilidades pertinentes.