Dos amenazas de bomba obligan a desalojar las catedrales de León y Santiago

Una amenaza de bomba ha obligado esta mañana a desalojar por un espacio de algo más de quince minutos la Catedral de Santiago
Una amenaza de bomba ha obligado esta mañana a desalojar por un espacio de algo más de quince minutos la Catedral de Santiago

Sendas amenazas de bomba, que han resultado falsas, han obligado a desalojar esta mañana las catedrales de Santiago de Compostela y de Léon. La amenaza de bomba de la catedral de León, que en esos momentos era visitada por unas 150 personas, se producía a la misma hora en que tenía lugar un hecho similar en Santiago de Compostela.

Según ha informado la Subdelegación del Gobierno en León, la llamada se recibió en el templo sobre las 11:30 horas y minutos después se desplazaron hasta el lugar equipos Tedax de la Policía Nacional así como efectivos de la Policía Local, que acordonaron la zona.

Los agentes revisaron los diferentes dependencias de la catedral y, al comprobar que se trataba de una falsa amenaza, el templo ha reabierto sus puertas con normalidad

El administrador de la catedral de León, Mario González, ha explicado que la llamada fue atendida por personal de la catedral y ha detallado que una persona anunció que "un artefacto explosivo"iba a explotar en un plazo de media hora.

La catedral de Santiago ha sido desalojada esta mañana durante unos quince minutos tras una llamada, sobre las 11:15 horas, en la que se advertía de un artefacto explosivo, amenaza que ha también ha resultado falsa.

Las mismas fuentes han resaltado que el desalojo de las personas que se encontraban en ese momento en el interior de la basílica compostelana se llevó a cabo "rápido", informa Ep.

Por su parte, fuentes policiales han explicado que, tras recibirse una llamada anónima en las oficinas de administración de la Catedral, se desplazaron al templo efectivos de la Policía Nacional de la Comisaría de Santiago, que procedieron a desalojar la basílica y a realizar una inspección.

Fuentes policiales han confirmado que finalmente se comprobó que se trataba de una "falsa alarma", ya que los agentes no encontraron ningún artefacto, por lo que finalmente no se tuvieron que desplazar al lugar efectivos del grupo de Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax).

Por ello, tras ratificarse que se trataba de una falsa alarma, la Catedral de Santiago volvió a reabrise al público. Por su parte, la Policía Nacional ha abierto una investigación sobre la llamada recibida.