El «caso Vidal» acelera el «procés» y apunta a un adelanto del referéndum

El escándalo Vidal ha agitado los planes de los independentistas, que se han visto obligados a dar un volantazo a su hoja de ruta estos días, admitiendo la posibilidad de un adelanto del referéndum –previsto para la segunda quincena de septiembre–. En esta dirección se pronunció ayer la portavoz del Govern, Neus Munté, que afirmó que la fecha de la consulta se puede avanzar porque «debe estar al servicio de la estrategia». El vicepresidente y encargado de organizarla, Oriol Junqueras, fue incluso más allá y se abrió a confirmar que en abril daría a conocer la fecha de la votación y amenazó con activar la convocatoria en caso de que se inhabilite a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. La CUP, tras su «sí» a los presupuestos, ha apresurado al Govern a celebrarlo en mayo.