España

El delegado del Gobierno avisa a Garitano de que prevaricará si no coloca la bandera prevaricará

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, ha advertido hoy al diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano (Bildu), de que si no coloca la bandera española en la Diputación podría cometer un delito de desobediencia y prevaricación, que lleva consigo la inhabilitación para cargo público.

Publicidad

El Tribunal Supremo ha confirmado hoy las resoluciones previas del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) que ordenaban a la Diputación Foral de Gipuzkoa colocar la bandera de España en el exterior de su sede en un lugar preferente, concretamente en la "balconada que suele presentarse en el centro del frontispicio de las edificaciones históricas".

Urquijo fue quien instó a la Abogacía del Estado a que actuara contra la colocación de las banderas en el tejado del edificio de la Diputación guipuzcoana, al considerar que no era un lugar adecuado para las enseñas.

Urquijo ha dicho, en declaraciones a Efe, que con la labor que está realizando el Gobierno y la Abogacía del Estado de "control de la legalidad"se está consiguiendo "prestigiar el Estado de derecho y hacer que se respeten las resoluciones de los tribunales, evitando como en este caso la burla de los anticonstitucionales".

Ha mandado un mensaje a las instituciones que "están desafiando el cumplimiento de la ley"para decirles que "por mucho que insistan en ese desafío"no le van a "cansar".

Publicidad

"La ley está de nuestro lado, los tribunales nos dan de manera permanente la razón y vamos a seguir insistiendo porque vamos a seguir defendiendo la ley y los símbolos del Estado", ha recalcado.

El delegado del Gobierno en el País Vasco ha anunciado que cuando reciba la comunicación oficial del fallo del Supremo pedirá que se cumpla la sentencia y que se aperciba al diputado general de Gipuzkoa de que si "no coloca la bandera en el lugar"señalado podría estar incurriendo en un delito de desobediencia y prevaricación.

Publicidad

"Es una advertencia porque ya está bien del desafío permanente y porque nadie está por encima de la ley en una democracia, que nos permite ser a todos iguales", ha concluido.