El preso Bernard: limpia, lee y hace deporte

El presidente de Manos Limpias se encuentra «animado» y prepara su defensa con varios abogados

Miguel Bernard ingresó el lunes en la cárcel
Miguel Bernard ingresó el lunes en la cárcel

El presidente de Manos Limpias se encuentra «animado» y prepara su defensa con varios abogados

Un libro de la biblioteca de la prisión ha sido el primer entretenimiento elegido por Miguel Bernard para su estancia en la cárcel de Navalcarnero (Madrid). Pero no el único, ya que nada más ingresar en el módulo ordinario de preventivos, el presidente de Manos Limpias también solicitó poder practicar deporte en el polideportivo del centro. Una forma de acostumbrarse a esta nueva vida después de que el pasado lunes, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz decretase prisión incondicional para él y para el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, acusados de extorsionar a bancos a cambio de retirar acusaciones o e publicidad.

Después de más de dos días en los calabozos, el lunes 18, tras la decisión del magistrado, Bernard fue trasladado en un primer momento a la madrileña prisión de Soto del Real, donde pasó un primer reconocimiento médico y recibió la visita de algunos de sus familiares. Pero apenas 24 horas después, el martes por la noche, decidieron enviarle a la de Navalcarnero. A Pineda, por su parte, le llevaron a la cárcel de Estremera (Madrid).

Una vez allí pasó por el módulo de ingreso, donde fue atendido por el médico del penal, por el educador social y por el psicólogo. Cumplimentados todos estos trámites, Bernard fue trasladado al módulo ordinario de preventivos, en donde se le asignó una celda, la cual comparte con otro recluso. El informe médico preeliminar habla de «buen estado de salud» y «estado anímico bueno», tal y como confirman fuentes conocedoras de la situación de este nuevo preso «famoso».

Poco a poco, según las mismas fuentes, su ánimo ha ido mejorando y aseguran que parece que se ha hecho a la idea de su nueva situación de privación de libertad. Por ello, tras conocer al que será su compañero de celda, el miércoles acudió a la biblioteca del centro penitenciario para sacar un libro y, acto seguido, solicitó poder hacer deporte, algo que previsiblemente se le autorizará a partir de mañana.

Compras en el economato

Pese a ser otro preso «famoso» que a lo largo de su carrera se ha dedicado a denunciar infinidad de delitos, él es ahora el acusado y el encarcelado, por lo que en el tiempo que estará entre rejas tratará de llevar una vida normal. De hecho, ya ha realizado algunas compras en el economato de la prisión, para lo cual dispone, como el resto de reclusos, de una cuenta de peculio en la que se van cargando todos los gastos que realice.

Esa «normalidad» o esa «nueva vida» que le espera de momento queda reflejada en otras actividades propias de una prisión, como es no sólo la limpieza de su propia celda, a la que está obligado junto a su compañero, sino también del módulo en el que se encuentra ingresado y en la que participa junto a otros reclusos.

Su primera visita de trascendencia se produjo el viernes, cuando acudieron hasta la cárcel de Navalcarnero dos de sus abogados para comenzar a preparar la estrategia de defensa, pues a partir del martes el juez Pedraz comienza con la vista oral de la «Operación Nelson» y arrancarán las declaraciones.

Las mismas fuentes consultadas afirman que Bernard se encuentra animado y confiado ante esta batalla que se le viene encima. Incluso aseguran que «su comportamiento es correcto» en todo momento y con todo el mundo dentro de la prisión.