El PSOE proyecta su «Blade Runner»

- Carme Chacón y Valenciano aparcan sus diferencias con vista a las elecciones europeas. - La ex ministra participará, como López y Madina, en una campaña con olor a preprimarias

Chacón y Valenciano, juntas en un acto en 2013
Chacón y Valenciano, juntas en un acto en 2013

Esther L. Palomera

MADRID.- «He visto cosas que vosotros no creeríais... Atacar naves en llamas más allá de Orión, rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia (...) Es hora de morir». En el PSOE no habrá que esperar al 2019 como en «Blade Runner», de Ridley Scott, para que empecemos a ver escenas que hace unos meses y como consecuencia de las heridas abiertas tras el Congreso Federal de Sevilla nos hubieran parecido de ciencia ficcción. Algunas ya se proyectan. Hay movimientos que se vislumbran en la oscuridad de una organización revestida de aparente unidad ante la decisiva cita de las elecciones europeas, pero que emiten señales inequívocas en clave de primarias. Una consulta para la que aún faltan nueves meses pero que, según cómo se afronte y quiénes salgan vivos de ella, servirá para fracturar más el partido o, por el contrario, para escribir un tiempo nuevo que acabe con modos viejos y añejas costumbres.

De momento, todo son sombras e incógnitas por descifrar: qué hay detrás de la apuesta del ex vicesecretario general, José Blanco, por Chacón; quién mueve los hilos del diputado por Madrid Pedro Sánchez; con quién habla Zapatero; quién es el favorito de Felipe González; qué pasa por la cabeza de Rubalcaba; a quién bendecirá Susana Díaz llegado el momento; cuántos de los que hoy exploran sus posibilidades llegarán al inicio de la carrera en disposición de competir... Cada gesto, cada presencia, cada ausencia y sobre todo cada paso de los que están o se les espera en el bailes se lee, sin duda, en clave de primarias. Ocurrió el pasado martes con el multitudinario desayuno informativo en el que Eduardo Madina hizo de introductor de una charla entre el que fuera mano derecha de Zapatero, Bernardino León, y el ex primer ministro de Túnez Hamadi Yabali. Elhoy enviado special de la UE para el Sur del Mediterráneo apostó abiertamente por la candidatura del joven vasco en presencia del propio Zapatero, varios de sus ex ministros, Valenciano y una parte del aparato orgánico que apoyó a Chacón en el cónclave que perdió frente a Rubalcaba y que hoy ha virado en apoyo del secretario general del Grupo Socialista.

Mientras esto ocurría en público y daba pie a interpretaciones de todo tipo, pocos sabían en el PSOE que el día anterior se había producido un ¿acercamiento? entre Elena Valenciano y Carme Chacón. Si hay dos mujeres en el PSOE distintas, que poco tienen que ver entre sí ni en cómo hacen y están en política esas son la número dos y la ex ministra de Defensa. Pero la política hace extraños compañeros y lo que ayer era, hoy no es. Asi que sepan que el PSOE ha empezado a proyectar su particular «Blade Runner». Cuando el domingo pasado, el nombre de Valenciano saltó a las páginas digitales de los diarios como cabeza de lista para las elecciones europeas, la número dos del PSOE envió un SMS a Chacón en el que le informaba de que al día siguiente, lunes, la Ejecutiva Federal la iba a proponer como número uno a las elecciones de mayo y que necesitaba todo el apoyo del PSOE para ganar. Chacón respondió cortesmente el SMS, y cuando a las 24 horas la dirección federal había aprobado la propuesta del secretario general para Europa, telefoneó para dar la enhorabuena a Valenciano y ofrecerse a ayudar en la campaña.

La ex ministra se sumaba así -como un día después haría también, en la reunión de grupo socialista, su más fiel aliado José María Barreda- al respaldo unánime que el PSOE ha dado a Valenciano para encabezar la candidatura. Ni una voz crítica. Y eso en el PSOE no es frecuente. Así que digamos que las elecciones europeas, una cita con la que los socialistas pretenden poner fin a un ciclo de derrotas que empezó en 2011, han logrado amalgamar lo que hace meses era impensable. Dirección federal, barones, aspirantes, «protocandidatos»... Todos echarán están dispuestos a remar ante la decisiva cita de las europeas. En Ferraz no dudan del apoyo sincero de Chacón, pero también perciben que su interés por participar en la campaña tiene que ver con su apuesta por las primarias y su deseo de recuperar la presencia pública y orgánica que perdió tras la decisión de irse a Miami para apartarse un año de la primera línea.

La que fuera titular de Defensa en el último gobierno de Zapatero volará a España en marzo para el Comité Federal que aprobará la candidatura completa a las europeas, pero en mayo estará muy presente en la recta final de la campaña. Ella misma, en conversación con este diario en la que sólo tuvo palabras de elogio para Valenciano, explicaba que aún tiene que ordenar las decenas de peticiones de alcaldes que requieren su presencia en la campaña, y que su único objetivo es que el PSOE gane esas elecciones decisivas para los socialistas, para España y para Europa.

El Comité de Estrategia de Ferraz, que tiene previsto que Patxi López y Eduardo Madina participen también en las europeas, tendrá que gestionar ahora con inteligencia y mano izquierda la presencia de los aspirantes para evitar que la campaña se convierta en un «desfile de candidatos». Todos quieren ayudar y que se les vea... También el último en irrumpir en la carrera, Pedro Sánchez, que se ha puesto a disposición de Valenciano. «Buenrollismo» hasta el 25 de mayo.

Sin noticias de Rubalcaba

El secretario general no emite señales

Valenciano es la apuesta de todo el PSOE, sin duda. Si gana el 25-M será un éxito de la marca, pero también de Rubalcaba, que aguarda al resultado para emitir señales sobre su futuro. ¿Primarias? No hay quien de un euro por su participación en ellas, pero sí quien teme movimientos para aupar hasta la consulta a un candidato de consenso.