Casa Real

El Rey prepara su vuelta a Cataluña

Prevé acudir al Mobile World Congress que se celebrará en febrero en Barcelona. Será su primera visita desde hace medio año y el objetivo es apoyar la recuperación económica de Cataluña. La situación política marcará la representación del Gobierno

El Rey,que cumple hoy 50 años, ayer en La Zarzuela, donde recibió al ministro de Exteriores de Emiratos Árabes Unidos
El Rey,que cumple hoy 50 años, ayer en La Zarzuela, donde recibió al ministro de Exteriores de Emiratos Árabes Unidoslarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

Prevé acudir al Mobile World Congress que se celebrará en febrero en Barcelona. Será su primera visita desde hace medio año y el objetivo es apoyar la recuperación económica de Cataluña. La situación política marcará la representación del Gobierno.

La última visita del Rey Felipe VI a Cataluña fue en agosto del pasado año, con motivo de los atentados yihadistas en Barcelona y para participar, en una decisión histórica, en la manifestación de repulsa contra el terrorismo que recorrió la capital catalana. Desde entonces la activación del «procés» por parte del independentismo cortocircuitó las vías de diálogo institucional que quedaban abiertas, y hasta el Gobierno redujo su presencia en Cataluña a la espera de ver cómo evolucionaba el golpe secesionista. La recuperó por la campaña electoral, pero desde el punto de vista más institucional el Gobierno ha optado por mantener un perfil bajo para restar fuerza a la utilización por parte del discurso independentista de la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución.

La situación política puede alterar los planes, es una variable que hay que seguir teniendo en cuenta, pero la intención de Su Majestad el Rey es volver a Cataluña para respaldar con su presencia un proyecto tan importante desde el punto de vista económico, y para la proyección internacional de Barcelona y de España, como es el Mobile World Congress (MWC).

El pasado mes de diciembre la asociación que dirige y tiene la patente del MWC amenazó seriamente con irse de Barcelona en 2019 por la inestabilidad política y social. El proceso independentista catalán encendió las alarmas y desde la organización del congreso se trasladó su inquietud y su temor por la situación política. Entonces, el mensaje que dejaron fue que se mantenía la próxima edición del MWC en las instalaciones de la Feria de Barcelona, entre el 26 de febrero y el 1 de marzo, por razones de calendario, pero dejando la puerta abierta a mudarse en 2019 pese a que el contrato con la Ciudad Condal está en teoría en vigor hasta el 2023. El certamen de este año no peligra, pero sí el de posteriores ediciones.

En este contexto, la presencia del Rey en Cataluña sería un guiño a la estabilidad y a la normalidad en la comunidad autónoma, con independencia de que persista el bloqueo político. Hoy está fijado el Pleno para poner en marcha la investidura del nuevo presidente de la Generalitat, una sesión condicionada por la incertidumbre de hasta dónde mantendrá su pulso Carles Puigdemont para determinar el nuevo Gobierno de la Generalitat.

La imagen de la última visita de Felipe VI a Cataluña quedó marcada por el uso político que el independentismo intentó hacer de la manifestación contra el terrorismo, con encerrona con pancartas y abucheos al Monarca por parte de los organizadores de la misma. Con el regreso del Rey a Barcelona se quiere también dejar el mensaje del compromiso de la Corona con los intereses económicos de esta comunidad autónoma al margen de que el resultado de las últimas elecciones haya dejado de nuevo una mayoría independentista en el Parlamento catalán.

Por parte del Ejecutivo de Rajoy lo lógico es que sea la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la que acompañe al Rey al congreso. Pero el Gobierno está midiendo cada paso para que la política no perjudique ni a esta edición del MWC ni tampoco a las que están firmadas para los próximos años. En juego entra el encaje del papel de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y también de la Generalitat, ya que están representados en el patronato de la organización del MWC. En favor de que no haya cambios en la agenda de esta cita tecnológica de primer nivel desde el Estado insisten en que haya o no haya bloqueo político, la vía unilateral «ha terminado» y el artículo 155 garantiza que no vuelvan a producirse episodios del pasado, aunque lo deseable es que haya cuanto antes un nuevo Gobierno de la Generalitat.

El MWC se celebra en Barcelona desde 2006, y su impacto económico en estos años se estima en más de 3.800 millones de euros. El balance de la última edición fue de 465 millones, beneficiando a sectores como el de la restauración, el transporte o el hotelero.

Por otra parte, desde Zarzuela están cuidando los gestos para subrayar el valor de la Jefatura del Estado como garante de estabilidad institucional en un momento político tan delicado como el actual. El Rey Felipe VI celebra hoy su 50 cumpleaños con la imposición del Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro a su hija mayor, la Princesa de Asturias, en un acto al que acudirán uno 80 invitados, entre ellos representantes de todos los poderes del Estado.

Se trata de un evento muy simbólico desde el punto de vista institucional y dinástico, y el primer acto oficial de la Princesa de Asturias en los salones del Palacio Real, pero no están previstas palabras por su parte.