Política

Errejón quiere que la candidata de su partido nacional sea Carmena

Ve a la ex alcaldesa como la mejor opción para su nueva marca ante un posible 10-N.

Ve a la ex alcaldesa como la mejor opción para su nueva marca ante un posible 10-N.

Publicidad

El bloqueo en el que están sumidas las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez y la conformación del Gobierno mantiene a las cúpulas de los partidos en vilo, con la calculadora en la mano y ante el escenario cada vez más probable de una repetición electoral el 10 de noviembre. No se abstrae de este cálculo Íñigo Errejón. Cumplió a medias su objetivo el 26-M. Cosechó un buen resultado como candidato de Más Madrid, el partido alumbrado inicialmente por Manuela Carmena, en las elecciones autonómicas –con 20 diputados frente a los 7 de Podemos–, aunque insuficiente para pactar con el PSOE de Ángel Gabilondo un Ejecutivo conjunto que evitase un acuerdo a la andaluza –con PP, Cs y Vox– en la Puerta del Sol. Tras el ciclo electoral de abril y mayo, los planes de Errejón pasaban por valorar si su plataforma debía dar o no el salto a la arena nacional. Los intensos contactos mantenidos por personas de su confianza con formaciones de su entorno y todas las estimaciones realizadas en los últimos meses avalan esta opción y son contundentes en el diagnóstico: un partido liderado por Errejón tiene espacio suficiente para convertirse en un actor más dentro de la cada vez más fragmentada política española, a medio camino entre el PSOE y Podemos.

En esta hoja de ruta se ha cruzado, sin embargo, una situación de parálisis imprevista, en la que no son descartables nuevas elecciones ni a nivel nacional ni autonómico, e incluso que ambas citas coincidan en pocas semanas. La amenaza de nuevas elecciones generales el 10-N es, sin embargo, una realidad después de que Sánchez fijase para la última semana de julio una sesión de investidura con visos de ser fallida. Y esta circunstancia ha obligado al equipo de Errejón a ponerse a preparar a marchas forzadas, con el verano de por medio, el posible lanzamiento de su nuevo partido: de izquierdas y con implantación en todo el territorio estatal. Son conscientes de las dificultades que implica dar un paso de estas dimensiones así como de las pocas opciones que a día de hoy tendrían para replicar el buen resultado de Más Madrid en el conjunto del país. De cara a esa posible cita con las urnas, los debates abiertos en el entorno más cercano del ex número dos de Podemos giran en torno a la necesidad de concurrir con un cabeza de cartel potente, que sea conocido en todas las regiones y que venga a suplir la falta de implantación territorial de la que, con toda seguridad, adolecerá el nuevo partido. Todos los caminos trazados en esas conversaciones conducen a un mismo nombre: el de la ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Su inclusión como número uno de la candidatura al Congreso de los Diputados por Madrid, según el análisis que hacen en esta formación, no sólo garantizaría un buen resultado en esta comunidad, sino que otorgaría a la plataforma el gancho electoral suficiente para impulsarla a nivel nacional.

«Manuela no dejó la política»

No ha habido todavía un planteamiento formal a la ex alcaldesa por parte de Errejón y de su equipo, fundamentalmente porque las elecciones del 10-N son, de momento, sólo una posibilidad más sobre las que se podría asentar la fundación del nuevo partido. Fuentes próximas al embrión de la futura plataforma precisan a LA RAZÓN que Carmena ya dejó claro a sus más estrechos colaboradores que ella seguiría disponible para echar una mano en lo que fuera necesario: «Manuela nos ha reiterado que nunca dejará la política a pesar de su adiós al Ayuntamiento. Bien desde la sociedad civil o desde la primera línea estará con nosotros», añaden. Entre los más optimistas, se encuentran aquellos miembros de Más Madrid que apuntan al final amargo que ha tenido su paso por la Alcaldía –al no obtener los votos necesarios para ser reelegida– como un acicate más para protagonizar una última intentona en la política. Junto a ello, también destacan que una eventual candidatura de Carmena al Congreso la situaría en competencia directa con la lista liderada por Pablo Iglesias, y esto podría convertirse en un estímulo extra para la ex jueza, dadas las fuertes discrepancias que han separado a ambos en los últimos meses. Frente a esta opinión, también hay ediles de su antiguo grupo en Cibeles que muestran dudas sobre si Carmena estaría dispuesta a este reto y, especialmente, sobre la capacidad de Errejón para convencerla a dar el paso.

Publicidad

Si el adelanto electoral no se concreta y finalmente el presidente Sánchez logra los apoyos necesarios para la investidura, esquivando así el 10-N, los ritmos para que el partido de Errejón salte a la arena nacional cambiarían por completo. No sería necesario apurar los plazos y articular una plataforma en el mayor número de circunscripciones en pocas semanas. Ante un contexto de una legislatura larga y estable, como la que podría propiciarle al líder socialista un Ejecutivo de coalición con Podemos, perdería también enteros la opción de Carmena como candidata de futuro.

Sea a un ritmo u a otro, Errejón ya cuenta con mimbres suficientes para dar forma a la nueva plataforma de ámbito estatal. De hecho, tal y como ha venido informando «Vozpópuli» en los últimos meses, el ex de Podemos ya cuenta con acuerdos avanzados con formaciones como Compromís, para ir de la mano en la Comunidad Valenciana, y Equo, así como con otras entidades en Andalucía, Cataluña o Galicia.

Publicidad