Fabian Picardo compara a España con Corea del Norte y echa de menos a Moratinos

La Razón
La RazónLa Razón

La actitud hostil de las autoridades del Peñón que desembocó en el hundimiento de los bloques del hormigón espigado de hierro en aguas españolas se vio ayer subrayada con las agresivas declaraciones del ministro principal de Gibraltar, el socialista Fabian Picardo, en las que acusó al Gobierno de España de comportarse como Corea del Norte. Las afirmaciones de Picardo se produjeron ayer en el programa «Today» de Radio 4 de la BBC. En ellas, el ministro principal defiende que «lo que hemos visto este fin de semana es un tipo de ruido de sables que no habíamos visto durante un tiempo. Las cosas que García-Margallo ha dicho recuerdan el tipo de declaración que uno escucharía de Corea del Norte en lugar de un socio de la UE», dijo para afirmar a continuación: «Lo hemos visto antes durante el tiempo de Franco en los años de 1960, pero creo que todos esperábamos que esas políticas nunca volverían». Quizá el momento más revelador del mensaje de Picardo fue cuando el ministro principal gibraltareño comparó la actitud de firmeza del actual ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, con la que mantuvo hace años Miguel Ángel Moratinos: «Creo que todos esperábamos que estas políticas nunca volverían y que se mantendrían las políticas mucho más tolerantes del anterior ministro de Exteriores, (Miguel Ángel) Moratinos, en las que se hablaba de colaboración, de generar beneficios económicos para los ciudadanos de ambos lados de la frontera y no de la beligerancia de ahora», afirmó.

Además, y esta vez en un comunicado oficial emitido por las autoridades del Peñón en la madrugada de ayer, Picardo describió la actitud española como «claramente reminiscente de las políticas y tácticas sobre Gibraltar desarrolladas por el régimen fascista de Franco en los 50 y 60». Respecto a las informaciones aparecidas el fin de semana en los medios de comunicación españoles, el socialista dijo que «Éstas afirmaciones no comportarán nada positivo a las vidas de los ciudadanos españoles que viven en el área del Campo de Gibraltar y muestran que España no tiene un pensamiento a largo plazo sobre cómo mejorar la vida de la población en la región en general» y, más adelante, «sin duda, la población de Gibraltar permanecerá tranquila a la luz de las continuas provocaciones publicadas en la prensa española durante este fin de semana». También pudieron encontrarse veladas amenazas en el texto del comunicado en referencia a las posibles contramedidas que pudiera poner en marcha Gibraltar: «El Gobierno de Gibraltar tiene también la obligación de llevar a cabo controles de aduanas e inmigración en la frontera e interpretará cuidadosamente lo que España considera como 'proporcionado' a este respecto».