«Fue un saludo protocolario sin trascendencia institucional»

Zarzuela afirma que el encuentro con el Príncipe Salman en Abu Dhabi fue una «coincidencia»

Zarzuela afirma que el encuentro con el Príncipe Salman en Abu Dhabi fue una «coincidencia».

Desde que el Rey Juan Carlos abdicara en 2014, su agenda privada es conocida por sus grandes desplazamientos internacionales y su afición a la vela en Sanxenxo, una actividad que realiza de forma particular, sin perjuicio institucional y sin que conste como parte de la actividad oficial que desempeña la Familia Real.

Pero el pasado domingo se produjo la imagen del desastre. Como todos los años tras el relevo en el trono, el padre de Felipe VI acudió al Gran Premio de Fórmula 1 de Abu Dhabi, en esta ocasión acompañado por su hija la Infanta Cristina, dentro de la estrategia de la Casa del Rey de normalizar la relación entre la Corona y la ex duquesa de Palma tras salir absuelta del proceso judicial abierto por el «caso Nóos». Si en un principio esa iba a ser la foto protagonista, después de la imagen de unidad ofrecida por la Casa con motivo del cumpleaños de la Reina Sofía, el foco ha virado por el contrario hacia el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, al que la CIA considera responsable del asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Unas fotografías que fueron distribuidas posteriormente a nivel internacional por los medios saudíes.

Ante la polémica suscitada, Zarzuela explicó ayer a los periodistas que el Rey Juan Carlos y el Príncipe MBS –abreviatura de Mohamed Bin Salman– se debió a una «coincidencia», ya que afirman que ambos se encontraron en la línea de saludo de la zona de autoridades del circuito sin ningún acuerdo previo, por lo que aseveran que se trató de un saludo «estrictamente protocolario». Unas declaraciones que van la línea de lo que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró ayer. «No tengo información sobre este encuentro en el marco de una competición deportiva», afirmó el jefe de la diplomacia española, y tras dejar claro que el Gobierno «no es responsable de la agenda del Rey Emérito», afirmó su desconocimiento acerca de que se fuera a producir dicho «saludo casual y no causal».

La Casa del Rey desliga el que el hecho tenga nada que ver con el funcionamiento ordinario de la Casa, y asegura que no tiene «trascendencia institucional», pero, como era obvio, los partidos que abogan por derribar a la Monarquía no han dejado pasar esta jugosa oportunidad. Ione Belarra, la portavoz de Unidos Podemos, calificó de «terrible» la fotografía porque «daña la imagen internacional de España», consideración que también fue manifestada por el presidente del partido en su cuenta de Twitter. «Ahora más que nunca debe venir al Congreso a dar explicaciones». Ciudadanos también se sumó a las críticas. Pese a no formar parte de las fuerzas parlamentarias republicanas, el secretario general de la formación naranja, José Manuel Villegas, sí señaló que «no era el momento» de esa foto. Por su parte, tanto el PP como el PSOE no entraron en el asunto, afirmando que debía ser la propia Institución la que diera explicaciones.

La última imagen pública de Don Juan Carlos, anterior a la de Abu Dhabi del pasado domingo, fue la fotografía que tomó la Casa del Rey con motivo del 80 cumpleaños de la Reina Sofía en el palacio de la Zarzuela. Y su último actividad oficial tuvo lugar en junio con la fundación COTEC. Poeque desde que el ex comisario Villarejo filtrara las conversaciones mantenidas con la empresaria Corinna Larsen y que implicaban al padre de Felipe VI , el ex Jefe del Estado no ha vuelto a protagonizar un acto. Coincidiendo con el 40 aniversario de la Constitución, aún no se tiene constancia de si participará en los actos conmemorativos que se celebrarán en el Congreso el próximo 6 de diciembre, lo que se espera que la Casa del Rey despeje en la agenda que envía a los medios de comunicación al final de la semana.

Su presencia en los actos por el 6-D, en el aire

A final de esta semana, el Congreso de los Diputados aún no tenía constancia de que el Rey Juan Carlos, quien jugó un papel clave durante el proceso de Transición, vaya a participar en los actos conmemorativos por el 40 aniversario de la Carta Magna. En los próximos días se espera que Zarzuela lo confirme o no con la publicación de su agenda semanal.