Galván admitió que abusó de dos menores en España

Una asociación de Derechos Humanos de Marruecos denuncia el «trato de favor» que recibía en la cárcel

Galván, tras ser detenido en un hotel de Murcia el pasado lunes
Galván, tras ser detenido en un hotel de Murcia el pasado lunes

MADRID- El pederasta español Daniel Galván Viña, que se encuentra en la cárcel de Soto del Real (Madrid) desde el pasado martes, parece que no sufría las mismas duras condiciones en la prisión marroquí que el resto de sus compañeros; e incluso alardeaba en sus conversaciones de que no pasaría mucho tiempo en la inhóspita e inhumana cárcel de Kenitra, donde fue internado tras su condena a 30 años de reclusión por abusar sexualmente de varios menores.

Estas circunstancias de su vida entre los muros de la prisión marroquí han sido denunciadas por el Centro de Derechos Humanos (CMDH), quien ayer mismo pidió la apertura de una investigación sobre el supuesto trato especial que recibía Galván. Ante esta denuncia, la Administración penitenciaria alauita ha optado por guardar silencio, pues ni confirma ni lo desmiente.

Pero, además de las «gentilezas» que tenían con el pederasta en la cárcel, ahora se cierne la sombra de que se pudo falsificar su informe médico para, de esa forma, hacer más fácil su condena. Al respecto, la citada asociación de Derechos Humanos de Marruecos cuenta con informaciones recogidas desde el interior de la propia prisión en la que estaba Galván, en la que se apunta a esa falsificación con el fin de justificar que necesitaba atención por razones humanitarias.

Además de todas estas circunstancias, Abdelilah el Jadri, miembro del comité ejecutivo de la citada ONG, informó ayer a Efe de que Galván presumía también entre sus compañeros de presidio de que no pasaría mucho tiempo en la cárcel, y de que «todo se consigue con dinero», una frase que también repitió durante su juicio para explicar la supuesta facilidad para tener relaciones sexuales con menores en Marruecos.

Sin embargo, la macabra historia de este personaje no queda ahí. Poco a poco se van conociendo más detalles de su vida en la prisión de Kenitra y de la seguridad con la que parecía contar. Hasta el punto de que no tuvo reparos en reconocer ante sus compañeros de presidio que también había abusado sexualmente de otros dos menores marroquíes, por los que no ha sido juzgado, y otros tantos en España (ahora mismo, se investiga en Torrevieja una denuncia de un padre que asegura que Galván abusó de su hija hace años).

Esto, al menos, era lo que publicaba el diario «Ajbar al Yaum» en su edición de ayer, en la que citaba testimonios de ex compañeros de cárcel del pederasta español, indultado por el rey Mohamed VI, quien revocó la medida de gracia tras reconocer que había sido un «error».

Sin juzgar, pero indulto legal

Por otro lado, el Ministerio de Asuntos Exteriores salió ayer al paso respecto al indulto concedido al preso hispano-marroquí Mounir Molina, quien ni siquiera había sido juzgado, ya que al estar en una cárcel marroquí le hacía estar en una situación «asimilable» al resto de internos españoles respecto a los cuales se pidió la medida. Molina quedó en libertad el pasado día 30 y su juicio estaba previsto para dos días después.

Mounir Molina –quien estaba en prisión preventiva por varios delitos de tráfico de drogas– fue incluido a propuesta del Consulado de Nador en la lista de 18 presos susceptibles de ser indultados que se facilitó al rey Mohamed VI. Al respecto, fuentes diplomáticas explicaron a Efe que las autoridades marroquíes, en su petición del listado de posibles indultables, no pusieron «ninguna condición previa». Además, señalaron que los indultos en Marruecos son «muy amplios» y que el monarca tiene «muchas más prerrogativas» que en España, donde esta medida de gracia está «tasada, limitada y muy restringida».

Por otro lado, cientos de personas se manifestaron en Rabat horas después de que Mohamed VI recibiera a familiares de las víctimas de Galván, a la vez que desde el Gobierno aluita se intenta «pasar página» tras haber admitido su «error». El portavoz del Ejecutivo marroquí, Mustafa el Jalfi, subrayó que trabajan para que el pederasta «no escape de la Justicia y responda por sus crímenes», aunque sea en España.

EL PSOE QUIERE LLEVAR EL CASO AL CONGRESO

El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, reclamó ayer al Gobierno «explicaciones urgentes» sobre las circunstancias en que se elaboraron las listas de indultos y traslados que han causado protestas en Marruecos, especialmente por el caso del pederasta Daniel Galván. En declaraciones a los periodistas, López pidió al Ejecutivo que explique «qué personas» y qué «casos» particulares están incluidos en esas listas entregadas a las autoridades marroquíes antes de que el rey Mohamed VI dictara los indultos. Los resultados , afirmó, evidencian que «ha habido una mala gestión» de esta situación. Por otro lado, el PSOE se está planteando pedir la comparecencia en el Congreso de los ministros de Exteriores y Justicia, García Margallo y Alberto Ruiz-Gallardón, respectivamente, para que den explicaciones.