Gordó niega el espionaje a Botella que recogen los documentos de Método 3

La Razón
La RazónLa Razón

El consejero de Justicia de la Generalitat, Germ Gordó, asegura que «son falsas» las informaciones que aseguran que pidió a Método 3 información sobre Ana Botella y Alejo Vidal Quadras, según un comunicado. Esta información se basa en un documento de Método 3 que obra en poder de este periódico y que algunas fuentes aseguran que podría haber sido falsificado por la propia organización.

El consejero de Justicia de la Generalitat de Cataluña, Germà Gordó, negó ayer haber solicitado información de varios políticos a la agencia de detectives Método 3, tal y como publicó LA RAZÓN, y calificó las informaciones que apuntan a ello de «rotundamente falsas y absurdas». En un comunicado, su departamento señala que el conseller «ha dirigido un escrito a las personas citadas en la información para comunicar la falsedad de las informaciones publicadas» y revela que «ha solicitado a los servicios jurídicos de la Generalitat que estudien las actuaciones que deben llevarse a cabo por estas informaciones publicadas».

Desde la Consejería de Justicia de Cataluña, insisten en que su responsable «jamás» ha recabado información «ni directa ni indirectamente» de la agencia citada ni de ninguna otra y afirman que el documento al que aludía este periódico es «radical y enteramente falso en su contenido». En la misma línea, el consejero de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, afirmó ayer que la noticia es una «tontería» que, en su opinión, no tiene «ni pies ni cabeza».

En su edición de ayer, LA RAZÓN contó que, cuando era secretario del Govern, el actual conseller de Justicia pidió a Método 3 que le facilitase datos de varios políticos, basándose para ello en un documento de la agencia de detectives que se titula «Gente que mirar nombres». En el escrito en cuestión, que obra en poder de este periódico, el propio Gordó figura como «responsable"y se enumeran los nombres de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el concejal de Madrid Pedro Calvo; el vicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras; la alcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero; el portavoz del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Cañizares, y el ex diputado del Parlament Julio Ariza.

En la anotación relativa a Calvo se incide en que ha sido imputado «esta mañana» por la tragedia del Madrid Arena, por lo que aquélla data del 13 de noviembre del año pasado. En aquel momento, Calvo era tercer teniente de alcalde y delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana, por lo que ostentaba la presidencia no ejecutiva de la empresa pública Madrid, Espacios y Congresos (Madridec), que era la gestora del pabellón. Envuelto por la polémica, dimitió al frente de dicha área aunque no renunció a su acta de concejal. La petición de información sobre Botella, por tanto, debe de ser del mismo momento. La alcaldesa de Madrid había tomado las riendas del consistorio de la capital apenas un año antes, en diciembre de 2011, después de que el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, fuese nombrado ministro de Justicia por Rajoy. A pesar de aparecer en el centro de la polémica, el consitorio de la capital rehusó ayer hacer valoraciones sobre el tema.

El resto de elegidos de la lista de «Gente que mirar nombres» no mantienen aparente conexión con la alcaldesa madrileña y con el concejal Pedro Calvo, pero sí se observa que varios de ellos experimentaron cambios en su situación política en esa época. Romero, que se convirtió en alcaldesa de Ciudad Real en 2007, revalidó el cargo en las elecciones muncipales de 2011 y, unos meses después, en las generales, fue elegida diputada nacional. Tras aquellos comicios, Francisco Cañizares asumió la portavocía del PP en las cortes autonómicas en sustitución de Carmen Riolobos, que fue designada senadora.

Tras la publicación de esta información, también se puso en contacto con LA RAZÓN el responsable de Método 3, Francisco Marco, que sostiene que el documento al que ha tenido acceso este periódico es falso. Así, hizo hincapié en que no conoce al conseller de Justicia personalmente y en que nunca ha investigado a los políticos citados, al tiempo que se interesó por las características del escrito de cara a dilucidar su veracidad.