Inés del Río podría cobrar 7.668 euros de un subsidio por desempleo

La sanguinaria etarra puede acogerse a una ayuda para «liberados de prisión» de 426 euros durante 18 meses

La Razón
La RazónLa Razón

Aunque el Gobierno, por boca del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ya ha dejado claro que no pagará a Inés del Río la indemnización de 30.000 euros impuesta por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), la etarra puede tener una segunda opción para cobrar dinero del Estado. Se trata del subsidio al que puede acogerse todo recluso que ha permanecido más de seis meses en prisión y salen de ella sin realizar trabajo alguno remunerado dentro de la cárcel. Una ayuda mensual de 426 euros –el equivalente al 80 por ciento del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples–, a la que podría acogerse durante seis meses, «prorrogables por otros dos periodos de igual duración, hasta un máximo de 18 meses». Es decir, que la ex miembro del «comando Madrid» podría acabar cobrando un total de 7.668 euros.

Eso sí, para ello tendrá que cumplir con los requisitos que establece el Ministerio de Empleo para poder acogerse a este subsidio, entre los que se encuentra «estar inscrito como demandante de empleo durante el periodo de un mes y suscribir el compromiso de actividad», así como «no haber rechazado oferta de colocación adecuada» ni «haberse negado a participar, salvo causa justificada, en acciones de promoción, formación o reconversión profesionales». Tampoco debe tener «rentas de cualquier naturaleza, superiores al 75 por ciento del salario mínimo interprofesional», que en la actualidad asciende a 645,30 euros.

De momento se desconoce si la etarra condenada a 3.828 años de cárcel por 24 asesinatos se acogerá al subsidio. Pero de hacerlo, tendría todo el derecho como cualquier otro preso que se quiere reinsertar, siempre y cuando cumpliera con todos y cada uno de los requisitos. Algunos de ellos, los que dependían de su estancia en la cárcel, ya los cumple. Porque ha pasado más de seis meses en prisión –salió el pasado martes tras 26 años en la cárcel– y no ha realizado trabajos remunerados, ya que Inés del Río obedeció fielmente a las directrices de ETA, que prohíbe a sus presos desempeñar trabajos remunerados en prisión, ya que la banda terrorista considera que su estancia se debe a motivos políticos y no sociales. El resto de requisitos tiene un mes para tramitarlos.

«Inembargable»

Y además, no habría opción alguna de embargar dicha cantidad con el argumento de que Inés del Río debe dinero a la Administración en concepto de indemnizaciones a sus víctimas, puesto que dicha ayuda no supera el salario mínimo interprofesional. Fuentes jurídicas consultadas por este diario así lo reconocen, acogiéndose a la Ley de Enjuiciamiento Civil, que en su artículo 607 sobre «embargo de sueldos y pensiones» establece que «es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional». A lo largo de todo el texto, en ningún momento se hace excepción entre delitos graves o terroristas y otros más leves, por lo que según este criterio, Inés del Río tendría que percibir el subsidio sin mayores contratiempos.