Kichi, a Monedero: «Difícilmente nos van a perdonar que nos equivoquemos de bando»

El alcalde de Cádiz, en una carta abierta a uno de los fundadores de Podemos, Juan Carlos Monedero, insiste en que todos ellos se deben «a la gente humilde»

Juan Carlos Monedero, en una imagen de archivo
Juan Carlos Monedero, en una imagen de archivo

Kichi le escribe una dura carta a Monedero en el que dice que «difícilmente» la gente va a perdonar a los dirigentes de Podemos que «nos equivoquemos de bando».

El alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, cree que «difícilmente» la gente va a perdonar a los dirigentes de Podemos que «nos equivoquemos de bando» e insiste en que todos ellos se deben «a la gente humilde».

Kichi hace estas afirmaciones en una carta abierta a uno de los fundadores de Podemos, Juan Carlos Monedero, quien el pasado lunes acusó a la corriente de Anticapitalistas, en la que se encuadra el alcalde, de entrar en el «linchamiento» mediático contra Pablo Iglesias e Irene Montero por la polémica compra de su chalé.

El líder de Podemos en Cádiz, que la semana pasada criticó esta adquisición y dijo que él prefería seguir viviendo en un «piso de currante», contesta a Monedero, que también criticó a Kichi por incurrir en contradicciones.

En una carta abierta publicada en los diarios del Grupo Joly, el alcalde señala que él puede haber incurrido en contradicciones en su gestión «con mi mera opinión sobre la carga de trabajo militar (en los astilleros de Cádiz) o la condecoración de la patrona de la ciudad, pero nunca lo hice para beneficio propio, lo hice para, si me equivocaba, equivocarme con mi pueblo. Porque, querido Juan Carlos, ante la duda prefiero equivocarme con mi gente que acertar solo».

«Mira hermano -le dice a Monedero- aquí el medio de comunicación de la derecha y algunas organizaciones vecinales afines a la oposición han intentado desde el principio de mi mandato pillarme en el renuncio de haberme mudado fuera de la ciudad».

«Teófila (Martínez) fue alcaldesa de Cádiz más de 20 años viviendo en un chalé fuera de Cádiz. ¿Por qué crees que son tan jartibles con esto del domicilio de los de Podemos?», continúa.

«Voy a compartir contigo una hipótesis que tengo: yo creo que es porque la gente está dispuesta a perdonarnos que nos equivoquemos con casi todo, que nos pasemos de rojos, que nos quedemos cortos de rojos, que nos pasemos de puros, que asumamos contradicciones, pero difícilmente nos van a perdonar que nos equivoquemos de bando, porque, como tú y yo sabemos, diga lo que diga Ciudadanos, hay muchas Españas y nosotros nos debemos a la de la gente humilde».

Así y «con un abrazo muy sincero, de tu primo del sur», concluye el alcalde de Cádiz su carta, en la que también reconoce que es «difícil opinar con calma» sobre la polémica de la compra del chalé en la sierra de Madrid de Iglesias y Montero.

«Lo que están haciendo con Pablo e Irene me parece atroz, me encontrarán al lado, si me quieren, frente a la extrema derecha mediática o política», apunta.

No obstante, como hiciera el pasado viernes, recuerda que «el código ético en Podemos no es una mera formalidad», sino «una garantía para vivir como la gente, incluso si siendo conocido resulta incómodo».

«Creo que la gente me ve tantas veces por la calle que ya formo parte del paisaje y eso me hace recuperar una especie de íntima popularidad, popularidad no de famoseo sino de pueblo, Juan Carlos», añade.

Esa «presión de los de abajo» es la que, dice, le «obliga a no poder rechazar carga de trabajo para los Astilleros».

«Por cierto Juan Carlos, que recoge el Diario de Cádiz que has dicho que yo «vendo armas a la dictadura de Arabia Saudí», como si tuviera un arsenal en el Ayuntamiento o en mi casa de 40 metros cuadrados. Que yo no tomo decisiones sobre lo que fabrica Navantia es una realidad que han tratado de disimular ciertos medios para ponerme en un aprieto, pero que lo hagas tú, primo...», espeta al fundador de Podemos. EFE

Iglesias responde a Kichi

Preguntado por la carta en los pasillos del Congreso de los Diputados, Pablo Iglesias precisó que tiene muy claro que los adversarios de Podemos están fuera de Podemos, no dentro. Subrayó que siempre ha apoyado al alcalde de Cádiz, incluso cuando «se le cuestionó por poner una medalla a la virgen» y entendió que lo hizo porque lo consideró «lo mejor» para su ciudad y que quizá «se me escapaban ciertos elementos» para comprender esa decisión. También, recordó, cuando en una entrevista «tragó saliva» al escucharse a sí mismo lo que decía sobre la construcción de fragatas en los astilleros de Cádiz antes de ser alcalde y lo que dijo después para defender los puestos de trabajo.

«No le voy a pedir que me defienda», aseguró, porque tiene «todo el derecho del mundo» a decir lo que dice y a considerar que Montero y él tienen que dimitir, pero «le seguiré defendiendo como alcalde de Cádiz» porque cree que es «el mejor» posible.