El soberanismo empieza la partida con la carta marcada de Puigdemont

El republicano Roger Torrent sustituirá a Forcadell como presidente del Parlament.

El republicano Roger Torrent sustituirá a Forcadell como presidente del Parlament.

Las negociaciones sobre la composición de la Mesa del Parlament se prolongaron hasta entrada la noche y «con seguridad seguirán hasta hoy a las 11», hora en que empezará la sesión constitutiva del Parlament. A media tarde de ayer, la ejecutiva de los republicanos aprobó el nombre de su candidato a la presidencia: Roger Torrent, un hombre del núcleo duro de Oriol Junqueras en el partido. Torrent fue el portavoz adjunto de Junts pel Sí en la pasada legislatura y es alcalde del pueblo que le vio nacer en 1979, Sarrià de Ter, una población vecina de Sant Julià de Ramís, el pueblo de Carles Puigdemont. Dicho de otra forma, Roger Torrent es uno de los dirigentes más influyentes en el seno de Esquerra Republicana y uno de los que marca la hoja de ruta que siguen los republicanos.

En Junts per Catalunya se esperaba un nombramiento que «ya tardaba. Mira que les ha costado encontrar a uno», decían ayer tarde en un tono jocoso que denota que las relaciones entre ambas formaciones no pasan por un buen momento, aunque finalmente llegaron ayer también a un aparente acuerdo: Junts per Catalunya votará a Torrent mientras ERC dará apoyo a Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat, según un comunicado conjunto entre ambas formaciones. Si bien, esta entente se puede convertir en una trampa para JxCat, ya que fuentes de Esquerra matizaron que se ha alcanzado bajo la premisa de «restituir» el Govern cesado por el 155. Por tanto, si Puigdemont finalmente no puede ser investido, Junqueras sería el sustituto natural. «Es un acuerdo para que sea candidato siempre y cuando nos diga cómo» puede ser investido, afirmaban las mismas fuentes.

Y es que las dificultades para que tenga éxito la investidura de Puigdemont se han multiplicado con Torrent. La propuesta de Torrent no ha sido recibida con entusiasmo en Junts per Catalunya. Las razones hay que buscarlas en el perfil de Torrent. Hombre de partido, cercano a Junqueras y también a Rovira, joven pero con experiencia en dos legislaturas en el Parlament y tres como alcalde de Sarrià de Ter, dos de ellas con mayoría absoluta, una población del área metropolitana de Gerona. Quienes le conocen afirman que es «un hombre acostumbrado a ampliar consensos y a tejer complicidades» y algo que puede ser premonitorio para esta legislatura, «es un hombre de izquierdas, acostumbrado a entenderse con las izquierdas». En definitiva, «un candidato que no se dejará ningunear ni manipular al frente del Parlament», afirman fuentes soberanistas, lo que «puede abrir un nuevo pulso tras la sesión de constitución del Parlament, de cara a la investidura. Torrent no se someterá a los dictados de Puigdemont ni se abrirá a interpretaciones no razonables», en referencia a la idea de investidura telemática o delegada.

La cúpula de Junts per Catalunya estuvo toda la tarde de ayer «encerrada a cal y canto», para hacer sus propuestas para la Mesa, una vez se tuvo conocimiento de la propuesta de ERC. A Roger Torrent le acompañará por ERC Alba Vergès, aunque no es una propuesta definitiva todavía. Junts per Catalunya no daba pistas sobre sus propuestas –sólo ha trascendido el rumor del jurista Josep Costa– que deberán presionar, para satisfacer los intereses de Puigdemont, a un «hueso de roer», en la presidencia del Parlament.

La CUP, por su parte, no ocupará ningún puesto en la Mesa. Junts per Catalunya, fuerza que le debería ceder un puesto, no ha puesto demasiado interés. La respuesta de los anticapitalistas no se ha hecho esperar y contiene un recado directo a Carles Puigdemont: si quiere el apoyo de la CUP para ser reelegido president no solamente deberá implementar la República, sino que también tendrá que dar explicaciones sobre la corrupción.

En el campo constitucional todo es más sencillo. José María Espejo Saavedra será el vicepresidente segundo de la Mesa y estará acompañado por Joan García. Ambos tienen su puesto garantizado. No tanto el PSC. Si los Comunes presentan candidato y reciben el apoyo de 15 diputados separatistas, le robarían la cartera al candidato del PSC, David Pérez, que ya estuvo en la Mesa en la pasada legislatura. Si esto se llegara a producir, el candidato de los Comunes sería Joan Josep Nuet. En todo caso, se antoja imposible un presidente constitucionalista, tras el rechazo de los «comunes» a Ciudadanos.