La Guardia Civil no recurrirá el archivo de la querella contra el diputado Garzón

El candidato a la Presidencia del Gobierno de IU, Alberto Garzón
El candidato a la Presidencia del Gobierno de IU, Alberto Garzón

Pese a no estar de acuerdo con la decisión del Supremo, creen que la acusación contra el diputado Alberto Garzón podría interpretarse como un intento de perjudicar o interferir en el proceso electoral previsto para diciembre.

«Este es el mismo Gobierno que mientras mandaba a la Guardia Civil a asesinar inmigrantes a la valla de Melilla...». Estas palabras del diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón, durante un mitin en Salamanca provocaron la indignación de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO), que no tardó en interponer una querella contra el parlamentario. Querella que fue archivada y que, ahora, los agentes no recurrirán.

Pese a que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo reconoció en su auto que los términos en los que se expresó el diputado fueron «innecesariamente duros» y los calificó de «exceso» optó por archivar la querella. Por unanimidad, los magistrados de la sala argumentaron que las expresiones inferidas se encuentran dentro del derecho a la libertad de expresión, máxime cuando éstas se hacen en el marco de un acto político en campaña electoral como fue el caso.

¿Libertad de expresión?

A juicio de la Unión de Oficiales, la argumentación del alto Tribunal crea una laguna jurídica difícil de resolver. «Se abre así la puerta a que en cualquier acto político pueda llamarse asesinos a guardias civiles y policías, ladrones a los políticos y prevaricadores a los jueces sin necesidad de eufemismos o símiles», apuntan desde la Guardia Civil, ya que, según la interpretación del alto tribunal, la libertad de expresión en el ámbito político absuelve los «excesos retóricos».

Asimismo, lamentan que el fallo en lugar de defender la profesionalidad y buen nombre de los agentes de la Guardia Civil legitime su perversa utilización como arma de confrontación política, estableciendo «una especie de limbo jurídico donde permitir el exceso, la ofensa y la humillación a quienes con tanto esfuerzo y sacrificio desempeñan su labor»

Pese a todo, la UO considera que, dada la proximidad de las elecciones generales, mantener la acusación contra el diputado Alberto Garzón podría interpretarse como un intento de perjudicar o interferir en el proceso electoral por lo que, en defensa de su neutralidad política, ha decidido renunciar a interponer recurso contra el auto de archivo del Tribunal Supremo.