La Infanta devolvió a Hacienda más de 200.000 euros en nueve años

Las rentas incorporadas al «caso Nóos» muestran sus aportaciones

Reproducción de parte de una de las declaraciones de la Infanta
Reproducción de parte de una de las declaraciones de la Infanta

La Infanta Doña Cristina devolvió a Hacienda 201.740 euros en los nueve ejercicios fiscales, de 2002 a 2009, que el juez José Castro ha incorporado al «caso Nóos». El año que más tuvo que reintegrar fue 2005, con casi 35.000 euros. La primera de esas declaraciones de IRPF se refiere al ejercicio fiscal de 2002. En ella, figura 147.002,40 euros como rendimiento del trabajo dinerarios, a los que hay añadir los relativos al capital mobiliario, actividades económicas y al mínimo personal y familiar. En total, 220.416,40 euros. Tras las correspondientes deducciones, tuvo que pagar a Hacienda 15.720,76 euros. El ejercicio siguiente, la base imponible por la que Doña Cristina tributó ascendió a 280.061, 54 euros y el resultado fue que tuvo que ingresar a Hacienda 23.711,95 euros.

En 2004, Doña Crisitina percibió un total de 240.697,11 euros. La base imponible por la que tributó bajó hasta los 234.747, 11 euros ,y tras la deducciones, la cuota diferencia resultó positiva en 20.409,87 euros que tuvo que devolver. En el ejercicio de 2005, el saldo neto de sus rendimientos se incrementó hasta los 268.580,97 euros y la base imponible fue de 258.480,97 euros. El resultado de la cuota diferencial se situó en 34.716,95 euros que tuvo que reintegrar.

En 2006, sus ingresos volvieron a crecer de forma moderada, situándose la base liquidable en 264.137,23 euros. Como rendimientos netos del trabajo, declaró 159.180 euros. El resultado de ese ejercicio arrojó una cuota diferencial de 30.055,06 euros a pagar. En cuanto a 2007, la Infanta percibió como rendimientos netos de trabajo 162.360 euros, cantidad a la que añadir lo ingresado como rendimientos de capital mobiliario e inmobiliario, así como de las actividades económicas. En total, la base liquidable fue de 278.047. Una vez aplicadas las deducciones, la cuota diferencial arrojó un saldo de 29.467 euros que tuvo que ingresar. En 2008, los ingresos por rendimientos netos de trabajo que Doña Cristina declaró fueron exactamente los mismos que el año anterior y tuvo que devolver 31.541 euros.

En el año siguiente, 2009, sus retribuciones dineraria por rendimientos del trabajo se duplican respecto al año anterior: 311.169 euros. Sin embargo, las rentas por bienes inmuebles y no afectos a actividades económicas son muy inferiores que en ejercicios anteriores. Junto a ello, hay retenciones de casi 111.000 euros. El resultado final fue a ingresar 6.812 euros. La declaración de 2010, reflejan unas retribuciones dinerarias de 309.000 euros y una cuota diferencial positiva de 9.304 euros.