Política

La protesta «Rodea el Congreso» se salda con 7 detenidos y 23 heridos

Al menos siete personas han sido detenidas y 23 han resultado heridas durante los enfrentamientos que han tenido durante la protesta 'Rodea el Congreso', convocada por la Coordinadora 25S contra la Ley de Seguridad Ciudadana, bautizada por los movimientos sociales como "ley mordaza".

Al menos siete personas han sido detenidas y 23 han resultado heridas, 14 de ellas policías, durante los enfrentamientos que han tenido lugar este sábado durante la protesta 'Rodea el Congreso', convocada por la Coordinadora 25S contra la Ley de Seguridad Ciudadana, bautizada por los movimientos sociales como "ley mordaza", según han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid.

La protesta, que ha comenzado a las 19.00 horas con una concentración en Neptuno y ha derivado en una marcha improvisada por el centro de Madrid, ha transcurrido de forma pacífica hasta las 21.00 horas, cuando se han producido las primeras cargas policiales en la calle Atocha, a la altura de la calle San Sebastián, después de que un grupo de manifestantes haya comenzado a golpear un coche de la Policía Municipal, que ha terminado con la luna posterior rota.

En ese momento, los antidisturbios que seguían los pasos de los manifestantes desde Neptuno por el centro de Madrid han comenzado a cargar contra los asistentes allí concentrados, que a su vez han respondido con lanzamientos de botellas, procedentes la mayoría de ellas de un contenedor de vidrio cercano que ha sido volcado por algunos de los asistentes.

A raíz de los enfrentamientos, catorce policías y nueve manifestantes han tenido que ser atendidos por el Samur Protección Civil. De ellos, tres policías y cuatro manifestante han tenido que ser trasladados posteriormente a un centro hospitalario, según han informado a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid.

Las cargas se han producido en la calle Atocha, a la altura de la calle San Sebastián, después de que un grupo de manifestantes haya comenzado a golpear un coche de la Policía Municipal que se ha visto sorprendido por la marcha improvisada, y que ha terminado con la luna posterior rota.

En ese momento, los antidisturbios que seguían los pasos de los manifestantes desde Neptuno por el centro de Madrid han comenzado a cargar contra los asistentes allí concentrados, que a su vez han respondido con lanzamientos de botellas, procedentes la mayoría de ellas de un contener de vidrio cercano. A raíz de los enfrentamientos, un ciudadano ha resultado herido.

Tras unos minutos de caos, muchos de los manifestantes han vuelto sobre sus pasos en dirección, de nuevo, a la plaza de Jacinto Benavente y la Puerta del Sol. Alrededor de un centenar de ellos regresaba de nuevo hacia Cibeles por la Gran Vía cortando el tráfico y caminando entre los vehículos que circulaban en ese momento por la calle. Ante esta situación, los efectivos policiales han obligado a los caminantes a circular por la acera y no invadir la calzado.

A su llegada a Cibeles, la marcha improvisada a subido por la calle Alcalá, en dirección a la Puerta del Sol, lo que ha provocado el corte del tráfico también en esta zona. A su llegada a la emblemática plaza madrileña, que se encontraba abarrotada de gente como es habitual en estas fechas, se han producido algunos momentos de tensión, pero no se han producido cargas policiales.

Tras su paso por Sol, la marcha ha continuado por la calle Carretas y después por la calle Atocha, donde finalmente se han producido las primeras cargas policiales y los asistentes de la marcha han comenzado a arrojar objetos a los antidisturbios.

Durante la concentración, una joven, con el torso desnudo y un esparadrapo en la boca, ha sido alzada por los participantes y con los brazos en cruz ha exhibido un letrero que llevaba escrito en su cuerpo: "Mi voz es mi dignidad".

Un fuerte despliegue policial vigila a los concentrados que permanecen en los alrededores del Congreso coreando gritos a favor de la lucha de la clase obrera, contra los bancos y contra el fascismo.

"La voz del pueblo no es ilegal", han exclamado, de forma unánime y reiterada, los concentrados dado que la protesta no ha contado con los permisos de Delegación de Gobierno en Madrid.

Frente a ellos, un fuerte despliegue policial que vigila la zona, compuesto por 25 Grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) (un total de 1.250 antidisturbios).

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, advirtió ayer de que se trata de una "convocatoria ilegal"al no haber sido comunicada por los cauces oficiales, y aseguró que la Policía Nacional actuará en defensa de la legalidad y evitará que pueda haber cualquier tipo de incidentes violentos.