La UME, preparada para actuar en accidentes aéreos o ferroviarios

-Crea una unidad especializada de 250 efectivos que se han entrenado con Renfe e Iberia. -Los militares, que combatirán este verano los incendios también por la noche, dispondrán de drones para controlar los fuegos

La UME, capacitada para participar en rescatedes de víctimas de accidentes ferroviarios
La UME, capacitada para participar en rescatedes de víctimas de accidentes ferroviarios

Poco a poco, la Unidad Militar de Emergencias (UME) amplía su catálogo de capacidades. Una de las últimas en llegar ha sido la relacionada con los grandes accidentes ferroviarios o aéreos, como el de Spanair en 2008 o el del tren Alvia en Angrois el pasado año. Es lo que ha anunciado hoy el jefe de la UME, teniente general César Muro, durante un desayuno con periodistas, en el que también ha confirmado que sus efectivos lucharán este verano contra los incendios por la noche y con nuevos medios como drones.

En lo que se refiere a los siniestros, el responsable de la Unidad Militar de Emergencias ha destacado que la nueva unidad especializada está formada por unos 250 militares (50 en cada uno de los cinco batallones con los que cuenta la UME en España), los cuales se han adiestrado y preparado con personal de Renfe, del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) o de Iberia, para estar a punto ante cualquier accidente de este tipo en el que sean requeridos. Incluso han realizado maniobras nocturnas en túneles ferroviarios. Y es que, tal y como ha explicado el teniente general Muro, es importante, a la hora de participar en estos rescates, saber, por ejemplo, por dónde pueden cortar la cabina de un AVE o qué aspectos han de tener en cuenta a la hora de excarcelar a los pasajeros de un avión siniestrado.

Además, para que su preparación constante, en unos meses contarán con lo que Muro ha denominado el "campo de la catástrofe", un área en la que recrearán en cada Batallón los escenarios que pueden encontrarse, para lo cual contarán, entre otros elementos, con vagones, catenarias o vías reales. Pese a que este material aún no ha llegado, los efectivos de la UME podrían desplegarse ya en cualquier accidente en el que sean requeridos.

Otra de las novedades que ha anunciado el teniente general se centra en la campaña de incendios y los nuevos medios con los que contará la UME este verano. Así, confirmó que por primera vez lucharán contra el fuego por la noche gracias a unos depósitos de agua de 1.000 litros que transportarán a zonas estratégicas por medio de helicópteros Cougar, los cuales, al contrario que los aviones, sí pueden volar en las horas en las que no hay luz. Se trata de una unidad denominada "Aeromóvil"(UAM), que cuenta con personal "preparado y especializado"para atacar los incendios en estas condiciones, algo que para Muro "es arriesgado porque dejas a la gente en medio del monte por la noche", pero "lo asumimos en pro de solucionarlo". Junto a ello, confirmó también que se valdrán de pequeños aviones no tripulados (microUAV) para controlar desde el aire los incendios.

Por último, el jefe de la UME anunció que han preparado para actuar también en actividades submarinas. Así, la semana que viene firmarán un acuerdo con Salvamento Marítimo de forma que podrán contar con medios preparados para descender con seguridad hasta 70 u 80 metros de profundidad, Eso sí, aclaró que los efectivos de la UME no serán los encargados de rescatar a posibles víctimas, sino que se dedicarán a preparar el escenario para que los buzos trabajen con seguridad, es decir, iluminarán la zona prepararan las herramientas para la excarcelación...

En cuanto a otro de los retos de la Unidad, el relacionado con la capacidad de actuar contra riesgos nucleares, radiológicos, biológicos y químicos (NRBQ), el teniente general confirmó que ya han adquirido dicha capacidad y que a lo largo de este año contarán con todo el material necesario. Según comentó, sus efectivos han venido trabajando en centrales nucleares o en polígonos industriales químicos para conocer al detalle tanto el funcionamiento como los riesgos de estas instalaciones críticas. La prueba de fuego será en el ejercicio anual que realizarán en 2015 y en el que se simulará una gran catástrofe derivada de una explosión química.