Las «baronesas» se sublevan contra Iglesias

Confluencias y sector crítico se unen para erosionar el liderazgo impuesto desde Madrid

Ada Colau, Mónica Oltra, Teresa Rodríguez y Alexandra Fernández
Ada Colau, Mónica Oltra, Teresa Rodríguez y Alexandra Fernández

Confluencias y sector crítico se unen para erosionar el liderazgo impuesto desde Madrid

Pablo Iglesias guardó ayer silencio a pesar de tener su partido encallado en unas negociaciones para constituir grupos parlamentarios en las que Podemos, por segunda vez en esta joven legislatura, va camino de quedarse otra vez solo. Su ausencia mediática hizo que sonara con más fuerza la voz de la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, líder de Compromís. Su propuesta para desbloquear las negociaciones se unió al mensaje lanzado por Ada Colau el viernes y a repetidas declaraciones de Alexandra Fernández (portavoz de la confluencia gallega En Marea) en las que el mensaje es siempre el mismo: las confluecias de Podemos no contemplan otro escenario que el de conformar grupos parlamentarios propios.

Aunque la retórica utilizada por Oltra en su propuesta va encaminada principalmente a aumentar la presión sobre Pedro Sánchez para que ceda y permita a las confluencias de Podemos contar con grupo parlamentario propio, lo cierto es que, al tomar la iniciativa en este delicado asunto debilita el liderazgo de Pablo Iglesias precisamente en la parcela en la que éste debería brillar sin competencia: la política nacional.

A esta envolvente por parte de las máximas dirigentes de En Comú y Compromís se suma una tercera, quizá más preocupante por tratarse de alguien de su propio partido. Se trata de otra «baronesa» autonómica, Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos en Andalucía, que volvió ayer a recordar a Pablo Iglesias la «obligatoriedad» de consultar a las bases del partido la política de pactos del partido. La dirigente andaluza, figura señera del sector crítico que no ve con buenos ojos la deriva hacia el centro político experimentada por Podemos en el último año, fue entrevistada en La Sexta, donde repitió que la consulta a las bases del partido no es opcional. En efecto, en el Código Ético de Podemos se puede leer el compromiso del partido a «exigir y respetar que cualquier pacto previo o posterior a las elecciones con cualquier otra formación política sea sometido a la aprobación democrática mediante la consulta abierta a toda la ciudadanía en todos y cada uno de los niveles territoriales de representación».

Podemos considera que el hecho de que el Rey Felipe VI vaya a recibir por separado a las candidaturas de confluencia con las que el partido morado se alió en las elecciones generales en Cataluña (En Comú Podem), Galicia (En Marea) y Comunidad Valenciana (Compromís-Podem) «refuerza» su petición de formar cuatro grupos independientes en el Congreso –uno de Podemos y tres para cada uno de las alianzas–. Así lo pone de manifiesto el partido en un breve informe interno elaborado y difundido por la Secretaría Política de Podemos, que dirige el diputado número dos de la formación, Íñigo Errejón. «La recepción de las confluencias plurinacionales refuerza nuestra propuesta de cuatro grupos parlamentarios», aseguran en el texto, recogido por Ep, en el que informan de los principales temas en los que centrarán su trabajo de este lunes.