Los catalanes tuitean en castellano

Dos de cada tres tuits procedentes de esta comunidad son escritos en español frente a uno en catalán. Sólo 82.0000 usuarios se han dado de alta en la interfaz en catalán de Twitter, que ofrece esta red social desde julio pasado

La «inmersión lingüística» en catalán parece tener bastante más éxito cuando es impuesta en las escuelas que cuando depende de la libre elección de los ciudadanos. Al menos en Twitter es así: dos de cada tres tuits que escriben los usuarios de Cataluña son en español frente a uno en catalán, según informó ayer el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, durante la presentación del Anuario de la institución.

Fría acogida del Twitter catalán

No es el único dato que parece demostrar la normalidad con que los catalanes usan el español en las redes sociales. En esa comunidad autónoma existen aproximadamente 1,5 millones de usarios de Twitter, lo que representa el 24,6% del total de los casi 6 millones de tuiteros que se estima que hay en España, según datos de la Asociación Española de Economía Digital (Adigital). De todos ellos, apenas 81.000 han optado por utilizar la interfaz de Twitter en catalán, según twitterencatala.org, que informa en tiempo real de las cuentas que activan esta posibilidad que ofrece la compañía desde julio pasado y que, seis meses después, arroja esos pobres resultados.

Hacía ya casi tres años que circulaba una campaña para reclamar el catalán en la red de San Francisco, impulsada desde «La Vanguardia» por el escritor y especialista en tecnologías Albert Cuesta (@albertcuesta); también él tuitea indistintamente en ambas lenguas. La campaña cosechó bastante éxito en sectores nacionalistas. Conocedores del impacto de las redes sociales en los estados de opinión, un Twitter en catalán se antojaba una prioridad para la «marca nacional».

Tras conseguir su objetivo, Cuesta atribuyó las reticencias de la compañía a «la falta de Estado propio y del desconocimiento de la realidad catalana». Sin embargo, el mismo día que daba «oficialidad» al catalán, Twitter hacía lo propio como el ucraniano, que sí tiene Estado propio y que hablan 41 millones de personas. Con ambas incorporaciones, ya son 33 los idiomas en que se puede utilizar esta red, con el inglés en primer puesto (China mantiene vetado el acceso a Twitter y utiliza mayoritariamente «Weibo», su propia red de microblogs).

Por tanto, y visto el escaso éxito popular de la interfaz catalana, puede que se tratara de algo mucho más sencillo de lo que piensan los impulsores de la campaña: Twitter no detectaba una demanda que justificara invertir un solo dólar en el proyecto. De hecho, la traducción al catalán corre a cargo de usuarios voluntarios, y sólo así la red accedió a las pretensiones.

Pero ninguna evidencia estadística mueve al desaliento de quienes insisten en utilizar el invento de Jack Dorsey como un poderoso instrumento para el catalanismo político. Son muy recurrentes las «guerras de hahstags» en catalán para convertir posicionamientos ideológicos en trending topics y conseguir así una extraordinaria difusión. Desde el muy frecuente #Españaensroba (#Españanosroba), hasta el reciente uso de #TAV en lugar del «castellano» #AVE, los nacionalistas catalanes parecen empeñados en forzar la diferenciación idiomática que se antoja tan artificial como traducir el nada español «tweet» al catalán «piulada» (de «piular», piar). Al menos, no forma parte de la manera en que la mayoría de los tuiteros de Cataluña se relaciona en red con el resto de España y del mundo, que no habla mucho catalán.