Política

Los «méritos» de Urrusolo

Una vez más, las víctimas del terrorismo padecemos la humillación. No discuto que este asesino etarra haya cumplido –o no– con su deuda penal, porque no me corresponde el análisis, es competencia de la Administración de Justicia. Hay mucho pesar entre las víctimas del terrorismo y habrá muchas recaídas psicológicas. Si seguimos así, contra mi consejo, un día va a pasar algo. La salud mental de las familias despedazadas por este terrorista vale mucho más que su aventajada jubilación. Dicen que se ha reinsertado, que ha pedido perdón. Me recuerda al pederasta del colegio de los Maristas de Barcelona, al socio de Francisco Granados (David Marjaliza), que también han pedido perdón. ¿Les sacamos a la calle? Un país que dicta una condena de 449 años y la liquida a los 19 (16 asesinatos y 2 secuestros) está condenado a la catástrofe. Si un pederasta sale de prisión nos escandalizamos; si sale este canalla, parece que no pasa nada. Nos dicen que ha renunciado a la «lucha armada» y que ha «renegado» de ETA: ¡Menudo mérito!

Publicidad

*presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas