Alonso dirigirá la Audiencia Nacional y Moix, Anticorrupción

Maza releva al fiscal superior de Murcia, que investiga al presidente, y Zaragoza deja su cargo tras once años

Maza releva al fiscal superior de Murcia, que investiga al presidente, y Zaragoza deja su cargo tras once años

El Consejo Fiscal, órgano asesor del fiscal general y representativo de la carrera, se rompió en dos a la hora de pronunciarse sobre quién debería ocupar la jefatura en la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Todas las miradas estaban puestas en dos nombres: el actual titular y su número dos, Javier Zaragoza, y Jesús Alonso. Al final, tal como se podía intuir, el primero de ellos logró cinco votos, los de los tres vocales de la Unión Progresista de Fiscales (a la que pertenece) y la de los consejeros natos Luis Navajas y Fausto Cartagena, teniente fiscal del Supremo y jefe de la Inspección, respectivamente, mientras que Alonso contó con el aval de los seis vocales de la mayoritaria Asociación de Fiscales, de la que es portavoz. Con esa división existente, el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, se encontró con una difícil tesitura que al final se inclinó por Jesús Alonso.

La decisión no era baladí. Suponía abrir una época en la Fiscalía de la Audiencia Nacional o apostar por la continuidad de quien lleva casi once años en ese puesto, y, de forma especial, Maza debía elegir si refrendar o no el criterio mayoritario del Consejo Fiscal. El fiscal general, según destacaron fuentes de la carrera, no vota a las candidaturas presentadas a un cargo, sino que recibe la información y después propone al Gobierno los nombramientos. «El que propone no vota. Ni técnica ni estatutariamente está recogido que deba votar».

Al final, José Manuel Maza decidió seguir el criterio del Consejo Fiscal y proponer a Jesús Alonso como nuevo responsable de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Ha sido elegido por delante de seis fiscales destinados actualmente en Anticorrupción, entre ellos Alejandro Luzón, y la teniente fiscal, Belén Suárez. Los otros aspirantes eran Teresa Gálvez, Carlos Alba, Antonio Romeral y José Miguel Alonso.

Al margen de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, las miradas estaban también puestas, sobre todo, en las relativas a Anticorrupción, Unidad de Apoyo, y las de los TSJ de Murcia y País Vasco, que eran las plazas que, al menos a priori, eran las que podrían sufrir un cambio en sus jefaturas.

Así, para dirigir Anticorrupción, la mayoría del Consejo avaló a Manuel Moix, tal como se podía intuir desde hace algunas semanas. Moix, hasta ahora fiscal del Supremo y ex fiscal superior de Madrid, ocupará la vacante que dejó Antonio Salinas cuando se jubiló el pasado mes de noviembre después de trece años al frente de Anticorrupción.

Para la Unidad de Apoyo, cargo de máxima confianza del fiscal general, la Asociación de Fiscales preveía apoyar en bloque a Francisco Moreno, destinado actualmente en la Fiscalía del Tribunal Supremo, mientras que su actual titular, José Luis Bueren, contó con los apoyos de los otros tres vocales de la Unión Progresista de Fiscales. El fiscal general del Estado también siguió en este caso el criterio del órgano representativo de la carrera.

Donde, a priori, existía menos división era en el relevo de Juan Calparsoro al frente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Sus manifestaciones sobre si Otegi podía concurrir a las elecciones vascas como candidato a lendakari, obligado posteriormente a rectificar, fueron el detonante. Y así se produjo. Calparsoro dejará su cargo a Carmen Adán, hasta ahora fiscal jefe de Bilbao. Esta propuesta sí ha causado cierta sorpresa, ya que las «quinielas» apuntaban más bien a Jon Izaguirre, fiscal jefe de Álava, que era por quien apostaba a priori la Asociación de Fiscales.

Al frente de la Fiscalía del TSJ de Murcia también se producirá un relevo de forma inmediata. Su actual titular, Manuel López Bernal, dejará el cargo a Díaz Manzanera, actual fiscal responsable de Medio Ambiente de Murcia y que será el nuevo fiscal superior de esta comunidad autónoma. A buen seguro que este relevo suscitará no pocas críticas políticas, máxime después de que López Bernal hubiese decidido investigar al presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, en el conocido como «caso Auditorio». Otro relevo que se podía intuir afectaba al responsable de la Unidad de Apoyo, cargo de máxima confianza para el fiscal general. La mayoría del Consejo Fiscal también apoyó cambio y se decantó por Francisco Moreno, quien contó con el respaldo unánime de todos los vocales de la Asociación de Fiscales.

Otro nombramiento relevante fue el de teniente fiscal ante el Tribunal Constitucional. Para este puesto, el fiscal general propondrá al Gobierno la designación de Jesús José Tirado. El resto de nombramientos de la cúpula fiscal fueron renovados en sus puestos. Así, Juan Ignacio Campos y Pilar Barreiro continuarán como fiscales jefes del Tribunal Supremo; José Ramón Noreña seguirá al frente de Antidroga, Elvira Tejada lo hará en Criminalidad Informática. Todos ellos contaron con el aval mayoritario del Consejo Fiscal.