Montoro: Luis Bárcenas «no está en la lista»

Asegura que las rentas que procedan de un origen ilícito no salvarán las responsabilidades que puedan derivarse

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, subrayó ayer que el nombre de Luis Bárcenas "no está en la lista"de la llamada amnistía fiscal, si bien se ha acogido al secreto tributario que protege a los contribuyentes para justificar no dar más detalles tributarios del extesorero del PP.

En su réplica a los grupos parlamentarios durante su comparecencia en el Congreso, Montoro ratificó el contenido del comunicado emitido la semana pasada por la Agencia Tributaria que aseguraba que Bárcenas no se había beneficiado del proceso de regularización extraordinario, pero no aclaraba si se había acogido a algún otro mecanismo tributario a su nombre o de alguna empresa.

"En la lista no aparece"el nombre de Bárcenas, zanjó Montoro, quien además volvió a recordar que el extesorero dejó el Partido Popular en el año 2009.

El ministro insistió en que la información tributaria no puede ser facilitada a terceros, a menos que el propio Bárcenas o su abogado renuncien a esa protección.

"Es evidente que si Barcenas, o cualquier otro contribuyente, no aparece en el listado, no puedo traer una información de la que en este momento carezco", indicó tras reiterar que, en todo caso, es el propio Bárcenas, a través de su abogado, el que "ha levantado el secreto"que contempla la Ley General Tributaria.

Además, insistió en que no tiene relevancia penal que se acoja a la regularización, ya que la amnistía no exime de responsabilidades a quien está incurso en un procedimiento judicial o administrativo.

Recordó que el Gobierno pretende modificar ese punto de la Ley Tributaria para que se puedan hacer públicos los nombres de los defraudadores fiscales "con mucha más propiedad y capacidad"porque "en este momento la transparencia es absolutamente clave".

El titular de Hacienda criticó las declaraciones políticas "muy graves"que se han vertido y que demuestra, dijo, que "todo es gratis"y que se pueden decir todo tipo de cosas "sin consecuencias".

Una critica que extendió a los medios de comunicación que lanzan, ha apuntado, "infamias", "insinuaciones", sirven de "vehículo a campañas sucias"y lo hacen "sin pestañear".

"Esto hace mucho daño al sistema y a la democracia",subrayó antes de mostrar su esperanza en que el "rigor vuelva algún día".

El ministro ha insistido, por último, en defender la amnistía fiscal que impulsó su departamento y que ha permitido mejorar los ingresos tributarios.

Según Montoro, la regularización ha sido una medida "extraordinaria", "excepcional y no repetible"que se ha adoptado en un año, el 2012, donde el colapso de España era una realidad.

"No entiendo que cuando conseguimos una mayor recaudación ustedes dicen que no hemos beneficiado a nadie, es que es genial", ha ironizado el ministro, para quien la gestión política "se mide con resultados"y los suyos han sido "traer más dinero"y "más equidad"a la Hacienda Pública.

Ha contrapuesto además esa política a la de "otros"que bajo la "gran bóveda del Gobierno de izquierdas"tomaron medidas que provocaron una reducción de la recaudación e incluso permitieron que algunas empresas "no pagaran impuestos"e hicieron leyes posteriores para que "quedaran dentro de la legalidad".

Montoro ha dicho ser el "responsable político"de la respuesta que ha dado Hacienda sobre Bárcenas, y ha reiterado que la amnistía "no limpia el delito".

Además, ha asegurado que no hay país que haya conseguido, como España, incrementar su recaudación tributaria un 4,7 % con la economía cayendo.

Montoro, ha garantizado este miércoles en el Congreso que la regularización fiscal "no encubre el delito cometido", aunque sea por vía de una sociedad. "La declaración no borra o limpia delitos", ha proclamado.

Así se ha pronunciado Montoro en una comparecencia en la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja para ofrecer explicaciones sobre la amnistía fiscal ante la polémica abierta acerca de si el extesorero y exsenador del PP, Luis Bárcenas, se acogió a ese proceso para regularizar hasta 10 millones de euros.

"Este proceso de regularización no encumbre el delito que se haya podido cometer y esto es lo que quiero dejar muy claro ante la opinión pública. Ninguna persona física o jurídica puede favorecerse por la presentación de la declaración tributaria especial en el supuesto de tener iniciado un procedimiento de regularización tributaria en vía administrativa o judicial con carácter previo", ha enfatizado, para recalcar que "no hay nichos de impunidad en España".

En este sentido, el titular de la cartera de Hacienda ha garantizado que ninguna persona que tenga abierto un procedimiento de regularización podrá evitar las consecuencias de dicho proceso porque la amnistía es "inoperante e ineficaz"en estos casos. "No evita para nada los otros procedimientos ni mucho menos las posibles consecuencias en términos condenatorios", ha dicho.

Además, ha asegurado que es "indiferente"que la declaración extraordinaria haya sido presentada por la persona que está siendo investigada o por alguna sociedad que esté bajo su control porque el efecto es "el mismo".

Por otro lado, el ministro ha asegurado que lo importante no es si una persona se acoge o no a la amnistía fiscal, sino la causa por la que esa persona ha ocultado esos bienes y derechos que tenía que haber declarado ante la Hacienda Pública.

En este sentido, Montoro ha explicado que regularización especial se ha diseñado para aflorar rentas que procedan de actividades lícitas, y ha aseverado que las que procedan de un origen ilícito no salvarán las responsabilidades que pudieran derivarse, ya sea una persona física o jurídica. "El condenado debería restituir los bienes

y derechos vinculados a esas actividades", ha dicho, tras asegurar una vez más que la amnistía no sirve de nada en estos casos.

Además, Montoro ha explicado que la declaración de la amnistía es compatible con el resto de declaraciones tributarias así como con la ley de prevención de blanqueo de capitales, que se aplica a bienes y derechos procedentes de actividades ilícitas que en ningún momento pueden ser objeto de regularización tributaria.

DEBATE ALIMENTADO POR "POSICIONES POLITICAS"

De hecho, ha recordado que las entidades financieras tienen la obligación de comunicar al servicio de blanqueo de dinero todas las operaciones sospechosas de constituir delito de blanqueo, igual que la Agencia Tributaria cuando en el ejercicio de sus funciones aprecia indicios de procedencia ilícita.

Según Montoro, el debate que ha surgido en la opinión pública está alimentado por posiciones políticas que están "falseando"lo que es realmente el proceso. "Lo tengo que decir con la misma claridad y rotundidad. No se puede trasladar a la sociedad lo que no es verdad", ha señalado el ministro, para quien ése es el límite que no debe traspasar nadie. "Más explícito y claro no puedo ser", ha dicho.