Actualidad

Montull dice que CDC subió al 4% la comisión porque quería más dinero

El ex director administrativo del Palau ratifica la versión de su hija e implica al partido

La sesión de ayer del juicio por el «caso Palau» tubo casi tanta miga como la del miércoles. Fue el turno para declarar del ex director administrativo de la entidad, Jordi Montull, el ex tesorero de CDC Daniel Osàcar, y la ex directora general del organismo Rosa Garicano.

Publicidad

La sesión de ayer del juicio por el «caso Palau» tubo casi tanta miga como la del miércoles. Fue el turno para declarar del ex director administrativo de la entidad, Jordi Montull, el ex tesorero de CDC Daniel Osàcar, y la ex directora general del organismo Rosa Garicano. La vista está afrontando estos días sus jornadas más decisivas, con las declaraciones de los principales acusados. De momento, casi todos han acusado a la antigua CDC de recibir comisiones de una constructora a cambio de la adjudicación de obras públicas.

Tras las declaraciones, explícitas, de Fèlix Millet y Gemma Montull, ayer el primero en comparecer fue Jordi Montull, que de entrada ya aseguró que ratificaba todo lo que dijo el día anterior su hija, Gemma. Es decir, que también implicó a CDC en el pago de las comisiones ilegales.

Según lo que declararon los anteriores acusados, entre CDC, Millet y Jordi Montull, se quedaban el 4 por ciento de las comisiones destinadas al partido. Pues la ex mano derecha de Millet explicó que tras el polémico 3 por ciento, el asunto subió al 4 por ciento. El motivo es que «la formación quería más dinero», según dijo.

Montull básicamente ratificó el argumento según el cual CDC se financió ilegalmente a través del Palau, a cambio de adjudicar unas obras públicas a una constructora. Además, ratificó todo lo que dijo su hija el día anterior, especialmente lo referente a las supuestas comisiones ilegales a la antigua Convergència.

Publicidad

Aseguró que en un principio era Millet el que mantenía contacto con el ex tesorero de CDC Carles Torrent, que falleció en 2005. Montull aseguró desconocer su cargo. Después de la muerte fue el propio ex director administrativo del Palau el encargado de hacer llegar en metálico las donaciones pagadas por una empresa. Fue en ese momento cuando Daniel Osàcar, acusado también en este juicio, pasó a ser el tesorero de CDC.

«Yo tenía el dinero en un sobre a punto, él venía, contaba el dinero, lo regogía y se lo llevaba», dijo ante el tribunal. Aseguró desconocer con qué cargos de CDC conversaba Millet sobre el pago de las comisiones, más allá de los tesoreros, y admitió que tras la muerte de Torrent asistió a una reunión, en la que estaban Millet, el conseller de Justicia y diputado de JuntspelSí Germà Gordó, y también el ex diputado convergente Jaume Camps. «No lo recuerdo», aseguró Millet sobre este hecho.

Publicidad

Montull se enfrenta, como Millet a 27 años de cárcel. Sin embargo, llegó a un pacto con la Fiscalía para rebajar la condena de su hija, Gemma Montull, que es de 26 años, hasta dos, a cambio de revelar detalles sobre CDC, aunque ayer este supuesto acuerdo quedó aparentemente en nada. Simplemente ratificó la versión del día anterior de su hija, sin decir más nombres, pese a los deseos del fiscal.

Por su parte, Osàcar, negó las acusaciones de Millet y de su mano derecha, Jordi Montull, de que el partido cobró comisiones ilegales de una empresa a través de la entidad. «Aquí se ha mentido mucho», afirmó.

«Las afirmaciones que se han hecho sobre mi persona son falsas», dijo, antes de añadir que las visitas qué él hacía al Palau eran exclusivamente en base al convenio entre la institución cultural y la Fundació Trias Fargas, de la que era uno de los responsables.

Osàcar sugirió que todo el dinero que se expolió del Palau de la Música se lo quedaron los acusados Millet y Jordi Montull, al responder una pregunta directa del fiscal sobre ello: «Me lo imagino. Yo no lo sé, pero tengo la impresión de que todo va por aquí».

Explicó que la relación con el Palau se circunscribía únicamente al convenio cultural con la Fundació Trias Fargas, de la órbita de CDC, cuyo objetivo era difundir la cultura catalana, un objetivo compartido entre el partido y el Orfeó Català.

Explicó que la acción de promover la cultura catalana no sólo la asumían desde la Fundació Trias Fargas, ya que eran pocas personas, sino que se trataba de influir en los cargos locales para promover la cultura catalana, y de que estos convenios con el Palau se comunicaban a la Sindicatura de Cuentas, y se declaraban a Hacienda y al Tribunal de Cuentas.

Publicidad

Finalmente, la ex directora general de la Fundación Palau de la Música Rosa Garicano, que era responsable del mecenazgo de la entidad, se desvinculó de los patrocinios de una empresa y del prepago de comisiones a CDC.

Mas defiende a Osàcar: «Es pura mentira»

El ex presidente catalán Artur Mas expresó ayer su «plena confianza» en el ex tesorero de CDC Daniel Osàcar y dijo que las acusaciones de Fèlix Millet y Jordi Montull de que su partido cobró comisiones a través del Palau son «pura invención, pura mentira» para rebajar sus penas. Mas expresó su pleno apoyo a Osàcar y lanzó dos mensajes: «Primero, la plena confianza en él, absoluta, total. Segundo, que muchas de las cosas que se dijeron el primer día eran mentira», señaló en referencia a las acusaciones de Millet y los Montull. Mientras, los grupos de la oposición en el Parlament se han apresurado a pedir la comparecencia del ex presidente de la Generalitat para dar explicaciones de esta presunta trama de corrupción.