Morenés preside el funeral por los tres legionarios muertos en Viator

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha presidido hoy el funeral de los tres suboficiales muertos el pasado lunes en la base de la Brigada de la Legión "Álvarez de Sotomayor"en Viator (Almería).

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha presidido hoy el funeral de los tres suboficiales muertos el pasado lunes en la base de la Brigada de la Legión "Álvarez de Sotomayor"en Viator (Almería), después de que el juez autorizase ayer la entrega de los restos mortales a sus familiares.

El funeral ha sido oficiado por el arzobispo castrense en la Plaza de Armas de la unidad, y al mismo han asistido, además del ministro, el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García Sánchez; el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general de Ejército Jaime Domínguez Buj, y el jefe de la Brigada de la Legión, general de Brigada Juan Jesús Leza.

Los restos de los brigadas Antonio Navarro y Manuel Velasco, así como del sargento José Francisco Prieto, fueron llevados a hombros de sus compañeros al patio de armas, que también los han escoltado hasta la capilla ardiente algo menos de dos horas después, cuando han concluido los actos fúnebres celebrados en la base de Viator.

El general Leza ha destacado en su intervención que los legionarios fallecidos habían intervenido en veinte misiones en el exterior en las que "habían desafiado a la muerte"desactivando explosivos, en una labor de "años de entrega para salvar vidas"que los había convertido en "reconocidos y prestigiados desactivadores"pese a ser "discretos, como todos los zapadores". s.

La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería ha autorizado este viernes la entrega a los familiares de los restos mortales de los dos brigadas y el sargento de la Legión, han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Según estas fuentes, la resolución se ha dictado después de recibir los resultados de las muestras de ADN que se remitieron al Instituto Nacional de Toxicología, con sede en Sevilla, encaminadas a la identificación plena de los cadáveres.

La juez ha acordado, asimismo, inhibirse en la causa y ha remitido las diligencias practicadas hasta el momento al Decanato para su reparto. El Juzgado Militar Territorial número 23 mantiene abiertas otras diligencias paralelas sobre las que ha decretado secreto y podría plantear un conflicto de competencias positiva para hacerse cargo de la investigación del caso.

Por otro lado, han trasladado que la Brigada de la Legión (Brileg) está colaborando con la Policía Judicial de la Guardia Civil en la investigación para aclarar las causas de la detonación, ya que las primeras hipótesis apuntan a que pudo producirse durante el traslado de explosivos.

En cualquier caso, la zona en la que se produjo la deflagración sigue acotada y se ha restringido el acceso para continuar con la práctica de pruebas.

Con respecto a los dos legionarios que resultaron heridos de diversa consideración, las mismas fuentes han asegurado que la cabo primera Escámez, quien sufrió lesiones leves por metralla, se ha incorporado a la base para ayudar en las pesquisas que ayuden a determinar en qué circunstancias se produjo la explosión después de reencontrarse con su pareja, destinado en el contingente desplazado a Malí.

Por su parte, el sargento Francisco González permanece ingresado en UCI del complejo hospitalario de Torrecárdenas en estado estable aunque el pronóstico sigue siendo grave. "Ha sufrido pérdida de masa muscular en el glúteo izquierdo y se recupera de la fractura abierta de fémur y tibia en esa misma pierna", han detallado.