Nuestra misión, tu libertad

La Razón
La RazónLa Razón

Todos los días, a cualquier hora, donde sea necesario. Nuestras Fuerzas Armadas siempre están ahí. Sobrevuelan nuestro espacio aéreo, navegan en los límites de nuestras aguas territoriales, se preparan en montes y bosques para cuando se les inste a actuar, bajo el calor y el frío, hacen guardia permanente en cuarteles y sedes institucionales. Están ahí, vigilantes, para que todos nosotros, todas nuestras familias, puedan vivir seguras. Su misión es la libertad de toda una nación: España.

Hoy, 27 de mayo, conmemoramos el Día de las Fuerzas Armadas en Guadalajara, con la presencia de Sus Majestades los Reyes y un desfile terrestre y aéreo con más de 2.500 efectivos de todos nuestros ejércitos y de la Guardia Civil. Como cada sábado más próximo a la festividad de San Fernando, España dedica una jornada al encuentro y comunicación entre ciudadanos, civiles y militares para acentuar su recíproca comprensión.

Pero, como ministra de Defensa del Reino de España, quisiera añadir hoy otras motivaciones. La primera, la más importante, la razón principal y última por la que cada mañana más de 120.000 hombres y mujeres visten su uniforme, es nuestra libertad.

La libertad de todos los españoles y la protección de nuestro modo de vida. El disfrute de nuestros derechos democráticos, la rutina cotidiana de nuestros quehaceres, el progreso económico y el desarrollo social, la cultura, la historia que construimos y el legado que dejamos a las próximas generaciones son posibles porque vivimos en un país libre, democrático, abierto y donde todos somos iguales en derechos y obligaciones.

Y hay un escudo que protege todo lo anterior. Se llaman Fuerzas Armadas Españolas. Están en nuestras fronteras y en el corazón de nuestro territorio, pero en este siglo XXI de globalización e intercomunicación, la libertad se defiende también allende los mares, en la otra punta del continente o en las antípodas. Casi 3.000 de nuestros militares cumplen su misión en operaciones internacionales repartidas en estos momentos en 17 escenarios diferentes: Irak, Líbano, Mali, el Índico, el Mediterráneo, el Báltico, Colombia, Turquía... En todos estos lugares, un militar español trabaja a diario por la seguridad de España, ya sea bajo el paraguas de las Naciones Unidas, ya sea de la Unión Europea o de la OTAN. De manera preventiva, en asistencia y formación para las fuerzas locales y, sobre todo, junto a las naciones aliadas en la mayor lucha que la democracia afronta en estos tiempos, como es el combate contra el terrorismo en cualquiera de sus manifestaciones.

Toda esa lucha y ese esfuerzo, ese sacrificio personal y esa profesionalidad que demuestran nuestros ejércitos son motivo de orgullo y de reconocimiento. Más aún, cuando llega el momento de honrar a aquellos que dieron lo más preciado, su propia vida, en nombre de nuestra bandera. Por todos y cada uno de los integrantes de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil celebramos este día, un merecido homenaje en comunión con la sociedad a la que sirven.

También hoy es un día de recuerdo. Son incontables las páginas de historia que se han dedicado a los grandes estrategas y militares a lo largo de los siglos, pero merecen el mismo honor tantos soldados desconocidos (pero cada uno con su nombre y apellido) que cayeron en defensa de la libertad. Importan todos porque estuvieron cuando se les pidió. Siguen estando. Son nuestras Fuerzas Armadas. Todos los días. A todas horas. Por todos nosotros. Por nuestra libertad.

Felicidades de todo corazón.