Plan independentista para boicotear la manifestación

Los radicales se dan cita a través de las redes para impedir con tractores que autobuses y particulares puedan acceder a Barcelona

Los radicales se dan cita a través de las redes para impedir con tractores que autobuses y particulares puedan acceder a Barcelona.

Dicen que son pacíficos, que respetan a quien no es independentista y que están «encantados» de verles en la calle defendiendo su sentimiento «españolista», pero la realidad es muy diferente. Los radicales secesionistas comenzaron ayer una campaña a través de redes sociales y mensajes de texto para frenar a toda costa la cita de hoy a favor de la unidad de España, y evitar así que los ciudadanos puedan llegar a Barcelona desde sus lugares de salida. Así, en varios mensajes a los que tuvo acceso LA RAZÓN, los independentistas se daban cita en diferentes puntos de Barcelona, especialmente en las afueras para impedir el acceso de autobuses al centro. «Cortemos las carreteras. No pasarán. El día 8 de octubre desde las 7 de la mañana #niunfascistaacataluña», decía el mensaje que iba acompañado de un grafico en el que se señalaban los puntos donde instalar los piquetes, especialmente la entrada de la A-2, la AP-2 y la AP-7, pero también la N-II y la N-340. «Es una lástima, quieren impedir que nos manifestemos, no nos quieren en Cataluña y no soportan ver que somos mayoría», explicaba una persona que tuvo acceso a este mensaje en cadena. La convocatoria se prevé masiva y desde Sociedad Civil Catalana, entidad organizadora de la cita, informaron ayer a LA RAZÓN que sólo desde Cataluña se habían contratado ya 30 autobuses llenos de gente que quería participar en la manifestación de hoy. «No paran de sonar los teléfonos. Desde todos los pueblos de toda la comunidad nos están llamando», dice a este diario Ainhoa, que se encarga de la logística desde SCC. Otras decenas llegarán también desde diferentes puntos de España. Los organizadores de la marcha de hoy explican que ellos en ningún momento trataron de impedir la manifestación independentista del domingo pasado y que sólo piden que respeten su derecho de expresión al igual que durante años ellos han estado soportando las concentraciones separatistas.

Dentro de esta política de acoso y extorsión que lleva a cabo el sector radical soberanista, instigado y potenciado por el propio Gobierno de la Generalitat, se produjo ayer otro hecho desagradable. Según pudo saber este diario, el Hotel Ibis de Mataró habría negado ayer dar alojamiento a policías nacionales desplazados hasta Cataluña para velar por la seguridad de los ciudadanos. LA RAZÓN se puso en contacto con esta cadena hotelera, pero no obtuvo ninguna confirmación ni respuesta al respecto. Este se sumaría a los otros casos vividos en Reus, Calella o Pineda del Mar, donde los agentes han sido acosados y obligados a abandonar hoteles de estas localidades catalanas.