Puigdemont avisa a Rajoy de que ha llegado el momento “imprescindible” de dialogar

La carta del mandatario catalán al presidente del Gobierno señala que la Generalitat tiene “la máxima voluntad de buscar una solución política pactada y acordada”

El presidente catalán, Carles Puigdemont
El presidente catalán, Carles Puigdemont

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha enviado hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una carta en la que le expone que “ha llegado el momento imprescindible para que los dos gobiernos se puedan sentar en la mesa a dialogar”.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha enviado hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una carta en la que le expone que “ha llegado el momento imprescindible para que los dos gobiernos se puedan sentar en la mesa a dialogar”.

En su carta, Puigdemont señala que el gobierno de la Generalitat tiene “la máxima voluntad de buscar una solución política pactada y acordada que dé respuesta a la demanda de la ciudadanía de Cataluña de poder decidir su futuro”.

Puigdemont subraya que “el Gobierno español ha reconocido que la cuestión catalana es un asunto de Estado que requiere la máxima atención”, por lo que cree que “ha llegado el momento imprescindible para que los dos gobiernos se puedan sentar en la mesa a dialogar”.

El envío, que materializa la invitación al diálogo que lanzó Puigdemont el pasado lunes en una conferencia en Madrid, es fruto del acuerdo adoptado ayer por el Govern, que decidió formalizar por carta su ofrecimiento a Rajoy a abrir negociaciones para la celebración de un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

“Quedamos a la espera de su respuesta para empezar este diálogo tan pronto como sea posible”, concluye la misiva enviada por el presidente catalán, que adjunta el acuerdo del Govern a través del cual se solicita al ejecutivo central el “inicio de negociaciones sobre los términos y las condiciones del referéndum” en el que los catalanes “podrán decidir con su voto el futuro político del país”.

Asimismo, Puigdemont adjunta la moción aprobada por el Parlament el 18 de mayo en la que “se reitera la voluntad del gobierno de la Generalitat de celebrar este referéndum de forma pactada con el Gobierno español y de acuerdo con los términos que establece la Comisión de Venecia”, órgano consultivo del Consejo de Europa.

La carta ha trascendido cuando Puigdemont estaba reunido en el Palau de la Generalitat con José Manuel Maza, un encuentro que ha llegado en pleno pulso institucional por el referéndum que pretende convocar el Govern como muy tarde a principios de otoño.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ya había comentado que la reunión entre Maza y Puigdemont se enmarcaba dentro de una “visita institucional” del fiscal donde no se tratarían “asuntos de fondo”.

Catalá ha recalcado que el trabajo de la Fiscalía es la defensa de la legalidad y del interés general y que presenta querellas o denuncias cuando considera que se han cometido delitos.

El ministro ha querido dejar claro que “no se judicializa la política”, porque el Gobierno “nunca” mezcla un asunto con el otro.

Al finalizar el encuentro, el conseller de Justicia, Carles Mundó, que también ha estado presente, ha subrayado: “Siempre explicamos que judicializar una cuestión que es de naturaleza política es una vía equivocada. Por lo tanto, insistir en la vía judicial para resolver una cuestión de naturaleza política es sin duda un error”.

“De la misma manera que esto lo decimos en público, lo decimos también cuando podemos compartirlo con el fiscal general del Estado”, ha afirmado Mundó, que ha calificado la reunión de “cordial” porque, ha dicho, “entre personas educadas solo puede ser cordial”.

En un comunicado posterior, la Fiscalía General del Estado ha explicado que “durante el transcurso de la reunión, dado el carácter institucional de la visita, no se ha considerado oportuno tratar aquellos temas que se encuentran judicializados”, si bien Maza “ha recordado la obligación que incumbe a la Fiscalía de cumplir las funciones que la ley le encomienda”.

Por otra parte, el grupo parlamentario de Junts pel Sí (JxSí) ha presentado una enmienda a la propuesta de modificación del reglamento del Parlament para habilitar la segunda quincena de agosto en la cámara catalana, lo que permitiría avanzar al 15 de agosto, sin esperar al 1 de septiembre, la tramitación de las iniciativas encaminadas a llevar a cabo el referéndum.

Ciudadanos ha presentado varias enmiendas a la propuesta de reforma del reglamento del Parlament para evitar la aprobación exprés de las llamadas “leyes de desconexión” y la “liquidación” de las comisiones de investigación.

Asimismo, el Parlament votará en su próxima sesión plenaria una moción del PPC que insta al Govern a no destinar “recursos públicos” a la celebración de un referéndum y a “paralizar las licitaciones” para la compra de urnas.

Por su lado, el PDeCAT ha presentado su campaña por el ‘sí’ en el referéndum, con la que se propone convencer a los indecisos, entre 150.000 y 200.000 personas, según sus cálculos.