Puigdemont dice que la ley de pobreza será «reformulada» para esquivar al TC

Incide en que esa nueva norma incluirá «medidas y herramientas prácticas, útiles y con seguridad legal»

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, atiende a los medios de comunicación después de presidir la cumbre política y social en defensa de la ley de emergencia social frente al recurso del Gobierno central
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, atiende a los medios de comunicación después de presidir la cumbre política y social en defensa de la ley de emergencia social frente al recurso del Gobierno central

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha avanzado hoy que la nueva ley de pobreza energética y emergencia de vivienda no será un "calco"de la norma suspendida por el Tribunal Constitucional (TC), sino una "reformulación".

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha avanzado hoy que la nueva ley de pobreza energética y emergencia de vivienda no será un "calco"de la norma suspendida por el Tribunal Constitucional (TC), sino una "reformulación"que permita tener herramienta "útiles, prácticas y con seguridad legal".

Tras la cumbre de ayer con grupos parlamentarios, instituciones, mundo local y entidades sociales de Cataluña, Puigdemont anunció el impulso por la vía de urgencia de una nueva ley catalana para dejar "sin efectos prácticos" la suspensión del TC a aspectos de la ley de pobreza energética, incluido el impuesto a los pisos vacíos.

Esta cuestión ha estado presente en la sesión de control de esta mañana al presidente catalán en el pleno del Parlament, donde Inés Arrimadas (Ciutadans), Miquel Iceta (PSC) y Lluís Rabell (Catalunya Sí que es Pot) han celebrado el espíritu "constructivo"de la reunión de ayer.

Preguntado sobre si esa nueva ley incluirá aspectos suspendidos por el TC, Puigdemont ha dejado claro que esa nueva norma incluirá "medidas y herramientas prácticas, útiles y con seguridad legal".

En este sentido, ha insistido en que "recogerá"los aspectos no suspendidos de la ley actual y "reformulará", pero no "calcará", los puntos que han sido recurridos, porque llevaría al mismo "camino": "Se trata de interpretar el espíritu de la ley para dar un nuevo instrumento jurídico", ha argumentado.

El president ha "agradecido"la "presencia y participación activa de todos los grupos de esta cámara sin excepción"y ha mostrado el "absoluto compromiso"del Govern para afrontar esta problemática, haciendo uso de "todos los instrumentos que nos da la legislación que no está suspendida. Y la que está suspendida, a través de esa nueva ley que esperamos ver pronto".

Sin embargo, ha lamentado que las "herramientas suspendidas"por el Constitucional "eran las que el mundo local necesitaba para dar un horizonte de esperanza a mucha gente y eran un buen punto de encuentro". En todo caso, Puigdemont se ha mostrado "convencido"de que se podrá "dar una muy buena respuesta"en los próximos días "si somos capaces de hacerlo colectivamente"a través de esa nueva ley.