Rajoy convocará el martes un Consejo de Ministros para impulsar el recurso al TC

Provocará la suspensión inmediata de la resolución independentista

El Gobierno tiene ya todo listo para recurrir de manera inmediata ante el Tribunal Constitucional (TC) la resolución secesionista una vez que sea aprobada por el Parlamento de Cataluña el próximo lunes. Los servicios jurídicos han realizado el trabajo previo y, en principio, el mismo martes habrá una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros para impulsar el recurso, con el preceptivo informe del Consejo de Estado, ante el Alto Tribunal. Ésta es la hipótesis «más probable» dentro del calendario que manejan en Moncloa.

Su formalización implicará la suspensión inmediata de esta declaración a todos los efectos. Hay doctrina ya sentada al respecto. Desde el criterio que el TC estableció cuando en marzo de 2014 anuló la declaración de independencia aprobada por el Parlamento de Cataluña en enero de 2013. Hasta su pronunciamiento con respecto a la consulta del 9-N, que también anuló.

No obstante, el Gobierno también se inclina por la tesis de que este pronunciamiento del Constitucional en favor de la suspensión de la resolución independentista no llevará a revisar su posición a Juntos por el Sí y la CUP, y que éstos están dispuestos a tirar hacia adelante y saltarse el mandato del máximo garante de la Carta Magna. Los servicios jurídicos del Estado tienen listo el recurso ante el TC, pero también han trabajado ya en todas las demás posibilidades que tiene al alcance el Gobierno para impugnar las ilegalidades en las que pueda incurrir el Parlamento de Cataluña, el nuevo Gobierno catalán, de haberlo, o los grupos parlamentarios. Incluso han explorado el margen que concede la Ley de Transparencia o la Ley de Estabilidad Presupuestaria. No obstante, en el Ejecutivo estiman que la parte independentista va a llevar su pulso hasta desobedecer las resoluciones judiciales. Lo que abre otro escenario ante el que también han explorado la respuesta –sostienen–, aunque no quieren anticipar sus movimientos para no dar pistas al bloque independentista. «Si desobedecen, hay mecanismos para exigir el cumplimiento de las decisiones judiciales. Y los Mossos, por ejemplo, tendrán que ajustarse a lo que la legalidad vigente les exija», sostienen en fuentes del Ejecutivo. Esta tarde el presidente del Gobierno presidirá una reunión de la Junta Directiva Nacional del PP, máximo órgano entre Congresos del partido. En la agenda oficial está bendecir las coaliciones electorales con UPN y con el PAR, con los que los populares concurrirán conjuntamente a las elecciones generales. Está muy avanzando, a su vez, el pacto con Foro Asturias. Pero Cataluña marcará también el guión de esta reunión de la Junta Directiva, así como del discurso que Rajoy pronunciará ante su plana mayor.

Cataluña se ha convertido en la prioridad de la agenda del jefe del Ejecutivo, aunque el calendario aprieta y en la dirección confían en que en esta semana dejen listos los «número uno» para las elecciones. La discusión última está en encajes como el del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por Madrid o por Sevilla, por ejemplo.