Rajoy defiende su regularización fiscal frente a la griega y las del PSOE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control en el Congreso
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control en el Congreso

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, insiste en que la amnistía fiscal aprobada por su Gabinete «ni limpia ni borra los delitos, ni perdona a los contribuyentes.

Convulsa sesión de control al Gobierno hoy en el Congreso, con la amnistía fiscal como protagonista una vez más. El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha defendido la “regularización fiscal” aprobada por su Gabinete en 2012, frente a la que ha anunciado del ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, y que ha equiparado con las que llevaron a cabo en España los Gobiernos de Felipe González en 1984 y 1991. A diferencia de estas, Rajoy ha señalado que la suya “ni limpia ni borra los delitos, ni perdona a los contribuyentes”.

Desde la oposición, el líder del PSOE, Pedro Sánchez ha vuelto a exigir la publicación de la lista de amnistiados porque “los españoles tienen derecho a saber quiénes se acogieron a ella”. Por su parte, el diputado de ICV, Joan Coscubiela, se ha mostrado mucho más duro con el presidente, al que ha calificado como “el señor X de la corrupción” y al que ha acusado de “proteger a los defraudadores y evasores fiscales”.

El PSOE, con la temática del empleo como protagonista esta semana, ha preguntado a Rajoy sobre las desigualdades en el mercado de trabajo y, al hilo de la amnistía fiscal, ha recriminado al presidente del Gobierno que con sus políticas haya “defraudado” a los españoles. “A lo que Rajoy llama empleo de calidad, yo lo llamo como la mayoría de los españoles: explotación laboral”, ha sentenciado Pedro Sánchez. El líder de los socialistas ha afeado al presidente del Gobierno que “con su reforma laboral no crea empleo, lo que está haciendo es transformar empleo estable en precario” y “condenar a los españoles a la precariedad laboral”.

Ante este ataque Mariano Rajoy ha tomado la palabra: “No acepto que me den lecciones en materia de mercado laboral”. El jefe del Ejecutivo ha recordado a los socialistas como durante su etapa de Gobierno destruyeron 3,4 millones de empleos y que cuando él llegó a La Moncloa el paro aumentaba a un ritmo del 9,2%, mientras que ahora desciende un 7,2 por ciento. “No quiero que se castiguen inmisericordemente, pero si leen la EPA verán que se crea empleo indefinido y a tiempo completo”, ha destacado Rajoy. Para el presidente del Gobierno, su partido trabaja en “la buena dirección” pues no hay mayor desigualdad que la existente “entre los que pueden trabajar y los que no encuentran empleo”.