Rajoy renovará la Ejecutiva del PP y dará juego al poder territorial

La dirección popular da por hecha la salida de Trillo del órgano de dirección del partido

La dirección popular da por hecha la salida de Trillo del órgano de dirección del partido

El Congreso del Partido Popular arranca hoy bajo la sensación generalizada de que Mariano Rajoy no va a hacer cambios importantes en su cúpula. Es una impresión, porque el presidente del Gobierno no ha comunicado nada. Aunque, por ejemplo, desde el entorno de la ministra de Defensa y secretaria general, María Dolores de Cospedal, hayan contribuido a asentar la idea de que todo va a seguir igual y de que no habrá cambios en la Secretaría General del partido. El clima imperante es ése, si bien todavía hay quien opina que habrá sorpresas, pero son voces muy minoritarias, cierto es. Rajoy siempre ha jugado con los efectos del silencio inexcrutable cuando ha tenido que hacer movimientos en su equipo, y esta vez ha actuado como es habitual en él.

A la espera de que hable, donde sí puede darse por hecho que habrá cambios será en el Comité Ejecutivo del partido, aunque sólo sea por obligación. Por las bajas naturales ya ejecutadas, por los casos de corrupción que han tocado a algunos de los que fueron elegidos como vocales electos en 2012 o, simplemente, por la pérdida de confianza por parte del líder. Esta renovación será aprovechada por Rajoy para «dar cancha al poder territorial», según coinciden en señalar en fuentes populares. Se refieren a alcaldes y a otros cargos autonómicos y municipales. Los presidentes regionales del PP son todos miembros natos de este órgano de dirección.

Si se repasa la lista del organigrama que salió del último Congreso del PP, que se celebró en febrero de 2012, hay huecos que parecen obvios. En la dirección del partido dan por hecho, por ejemplo, que no repetirá como vocal electo el ex ministro de Defensa y ex embajador en Londres Federico Trillo. En 2012 entró en el cupo de vocales de designación del presidente del Gobierno, junto con María Mar Blanco o Luis de Grandes.

De esa lista se caerán otros nombres como el de Ignacio González, ex vicepresidente de la Comunidad de Madrid, el de la ex consejera de Madrid Lucía Figar, o el del ex conseller de Hacienda valenciano Gerardo Camps, uno de los que ha sido arrasado por los escándalos que han afectado al partido en esa comunidad autónoma.

Y en el PP también especulan sobre la continuidad de los nombres de la ex alcaldesa de Madrid Ana Botella, del ex ministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo o del ex ministro Miguel Arias Cañete, que en la actualidad ejerce de comisario europeo. La ex ministra Ana Mato ya saltó de esa lista cuando tuvo que dejar su cartera y su escaño por la investigación judicial en curso por la «trama Gürtel». El lunes tendrá que declarar precisamente como partícipe a título lucrativo en los supuestos beneficios que obtuvo su ex marido. También se han caído de la lista de 2012 el ex ministro Alberto Ruiz-Gallardon y quien fuera su «mano derecha» en la alcaldía de Madrid, Manuel Cobo.

Rajoy presentará el nuevo organigrama del partido,con su lista para el Comité Ejecutivo y para la Junta Directiva Nacional, máximo órgano entre congresos, el sábado por la tarde. Y después se someterá a votación. Previsiblemente su propuesta saldrá adelante con el apoyo mayoritario de los compromisarios. Igual que en el Comité Ejecutivo, también en los vocales electos de la Junta Directiva habrá ajustes. El domingo ya será el día en el que el recién elegido presidente del PP presentará al Congreso sus credenciales y su proyecto para el partido, y para el Gobierno, para los próximos años.

Rajoy preside el PP desde el 2 de octubre de 2004, cuando sucedió a José María Aznar. En su primer congreso logró el apoyo del 98,37 por ciento de los compromisarios. y en 2008, cuando hubo intentos de fraguar una alternativa para disputarle el liderazgo en Valencia, fue apoyado por el 84,24 por ciento de los delegados. En 2012, el último cónclave, el jefe del Ejecutivo fue elegido presidente del PP con el 97,56 por ciento de los votos.