MENÚ
martes 22 octubre 2019
06:39
Actualizado

RTVE evita un duelo entre Sánchez y Rivera y margina a Abascal

Lanza la oferta antes de que se convoquen las elecciones y programa un debate a cinco para el 4 de noviembre.

  • Imagen del plató donde Atresmedia celebró el debate con los candidatos en la pasada campaña electoral previa a la votación del 28-A
    Imagen del plató donde Atresmedia celebró el debate con los candidatos en la pasada campaña electoral previa a la votación del 28-A

Tiempo de lectura 4 min.

19 de septiembre de 2019. 03:33h

Comentada
Rocío Esteban 19/9/2019

Antes de hacerse realidad, RTVE ya movía los hilos. De la repetición electoral, los españoles se enteraban antes de que el Rey lo confirmara vía comunicado y de que Pedro Sánchez compareciera el martes por la noche en La Moncloa. Sin esperar a la disolución de las Cortes Generales el próximo lunes, la televisión pública ha activado ya toda la maquinaria electoral y ha diseñado una cobertura informativa a la medida del PSOE.

Este plan comenzaba con el envío de una «carta de cortesía» esa misma tarde a los cinco líderes políticos con mayor representación parlamentaria invitándolos a participar en sus debates.

Y ayer, los políticos conocieron la estrategia que urde el Gobierno en funciones para evitar la confrontación tanto con Ciudadanos como con Vox. El próximo 4 de noviembre –en plena campaña electoral– se producirá el debate a cinco con los candidatos a la presidencia del Gobierno de los cinco partidos con mayor representación parlamentaria. Sin embargo, en los «cara a cara» Pedro Sánchez no debatirá contra Albert Rivera ni con Abascal. Ofrecen entre el 28 de septiembre y el 1 de noviembre un debate entre Pedro Sánchez y Pablo Casado; otro entre Pablo Casado y Albert Rivera; y un tercero entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Aunque desde el ente señalan que el ofrecimiento se enmarca en su carácter de servicio público y en la obligación y el «interés» de ofrecer la máxima pluralidad posible. También se ofrecen a celebrar un debate entre los portavoces de los siete partidos con grupo propio en el Congreso de los Diputados, es decir, incluyendo a ERC y PNV, que se prevé el 1 de noviembre.

Al constatar que Rivera y Abascal quedan fuera de cualquier enfrentamiento diálectico con el presidente del Gobierno en funciones, desde Vox aseguraron ayer que «los medios públicos van a tratar de censurar su discurso» y advierten ya de que acudirán a la Junta Electoral Central en ese caso con el objetivo de que no se les «discrimine», como en su opinión ocurrió en las pasadas elecciones generales, cuando al no contar todavía con representación parlamentaria no pudieron acudir a los debates televisivos. Un factor que, para el partido, influyó en su resultado final en las urnas. Desde Ciudadanos criticaron también la fórmula propuesta por RTVE acusando al ente público de estar «al servicio del PSOE» y de intentar «impedir como sea» un cara a cara entre Sánchez y Rivera.

Tiempos democráticos

Respetando los tiempos democráticos, Atresmedia ha confirmado que la cadena tiene preparada las cartas para remitirlas a los líderes pero que esperará a que se convoquen las elecciones oficialmente para enviarlas. En la misma línea se ha pronunciado la dirección del PP, que ha decidido no contestar a la oferta de debates de ninguna cadena hasta que se disuelvan las Cortes, con el fin de respetar los plazos. Por su parte, Mediaset también ha ofrecido a los presidentes de cada partido un debate a cinco, pero aún no ha concretado la fecha del mismo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs