Ruz avala las grabaciones que iniciaron el «caso Gürtel»

Destaca que no hubo vulneración de derechos fundamentales

El presunto «número uno» de la trama «Gürtel», Francisco Correa
El presunto «número uno» de la trama «Gürtel», Francisco Correa

El juez Pablo Ruz ha dado por válidas las grabaciones realizadas por el ex concejal de Las Rozas (Madrid) José Luis Peña, que fueron el origen del «caso Gürtel», por lo que rechaza la nulidad solicitada por la defensa de Francisco Correa, principal implicado en ese procedimiento, quien entendía que esa prueba se había obtenido con vulneración de derechos fundamentales. El magistrado, tras reseñar que la defensa no presentó ninguna solicitud al respecto cuando levantó el secreto de esas grabaciones, en septiembre de 2009, y, en cambio, lo hace tres años y medio después, rechaza de plano las alegaciones al afirmar que se vulnera el derecho al secreto de las comunicaciones «cuando el contenido de las conversaciones es revelado por uno de los que intervienen en la misma».

En este punto, añade el juez, tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Constitucional han otorgado valor probatorio a las grabaciones por un interlocutor privado de conversaciones suyas con segundos o terceros que posteriormente se incorporan al proceso, de las que posteriormente se podrían deducir datos incriminatorios para éstos. Y es que, afirma Ruz, «cuando una persona emite voluntariamente sus opiniones o secretos a un contertulio, sabe de antemano que se despoja de sus intimidades y que las transmite, más o menos confiadamente, a los que escuchan, los cuales podrán usar su contenido sin incurrir en ningún tipo de reproche jurídico».

Además, esas grabaciones tampoco vulneran el derecho a la intimidad de Correa, ya que éste exteriorizó sus pensamientos en las conversaciones con Peña, «sin coacción de ninguna especie», lo que demuestra que «no desea que su intimidad se mantenga fuera del alcance del conocimiento de los demás.».