Sánchez: «No nos gusta ni la amnistía fiscal de Rajoy ni la de Grecia»

Pedro Sanchez y el secretario general del PSPV, Ximo Puig, hoy en Alicante
Pedro Sanchez y el secretario general del PSPV, Ximo Puig, hoy en Alicante

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha proclamado que a los socialistas no les gusta la amnistía fiscal del Gobierno de Mariano Rajoy ni la de Grecia, ya que "ninguna de las dos son justificables", ha dicho. En un mitin ante varios centenares de personas en el barrio ilicitano de Carrús, mayoritariamente de clase obrera, Sánchez ha afirmado que la reforma fiscal que se propone aplicar si llega al Gobierno consistirá "en hacer que todos aquellos que nunca fueron austeros empiecen a serlo, y en los que siempre lo fueron, por necesidad, dejen de serlo tanto".

También se ha comprometido a que las grandes corporaciones "empiecen a pagar el dinero que les corresponde a la Hacienda Pública", informa Efe.

Frente a estas propuestas del PSOE, ha criticado que el PP haya subido los impuestos a la clase media trabajadora por valor de 23.000 millones de euros y que algunos "partidos emergentes, como Ciudadanos, digan que no van a subir los impuestos pero con la letra pequeña"sí lo harán "a desempleados y jubilados".

"Y de Podemos no digo nada porque veremos qué proponen, pero lo único que le pido a Pablo Iglesias es que (Juan Carlos) Monedero no le haga la reforma fiscal", ha añadido Sánchez.

Preguntado tras el mitin por el abandono de Monedero de la dirección de Podemos, el secretario general del PSOE ha asegurado que desconocía la situación: "Cuando lea las declaraciones podré opinar, antes no puedo".

En el acto, se ha centrado en la importancia que tendrá la economía en la presente campaña electoral ya que es donde "está la batalla", donde "se traza la raya entre los ganadores y perdedores"y el ámbito en el que se dilucida "quién paga impuestos y quién no".

Ha criticado que Rajoy hable de recuperación económica cuando hay 700.000 desempleados más que cuando llegó al gobierno y también que se felicite por la contratación laboral cuando, para el PSOE, las malas condiciones hacen que deba hablarse de "explotación laboral".

De la precariedad, ha destacado la caída de sueldos hasta situarlos al nivel de hace 25 años, que se hagan 10 millones de horas semanales ilegales y que las mujeres cobren hasta un 24 por ciento menos que los hombres por el mismo trabajo.

Sánchez ha admitido que el PSOE "ha aprendido de sus errores"y ha añadido que son conscientes de que se deben a los trabajadores, por lo cual una de sus prioridades será derogar la reforma laboral y aprobar un nuevo estatuto de los trabajadores.

Además, ha prometido que con un Gobierno socialista no se permitirán "más desahucios de primera vivienda", se trabajará a favor de las mujeres que sufren la violencia de género y se hará que los autónomos paguen impuestos en función de sus ingresos mensuales.

Para Sánchez, "queda poco tiempo para un cambio político"y ha manifestado que con un ejecutivo en la Comunitat Valenciana presidido por el líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, habrá un "gobierno escrupuloso"que favorecerá el "pacto entre generaciones", por el que siempre han luchado los socialistas.

Por su parte, Puig ha criticado al PP valenciano por, en su opinión, convertir la Comunitat "en una tierra de corrupción y de despilfarro", a pesar de que sus habitantes son "gente honrada, trabajadora y honesta".

Además, ha atribuido a los socialistas el mérito de la lucha contra la corrupción y la defensa de las libertades y de la sanidad pública, entre otros aspectos.

Ha comenzado el acto público en la plaza Jardín Andalucía de Carrús, el candidato socialista local, Carlos González, quien ha agradecido a Sánchez su presencia en Elche y ha confiado en que la ciudad vuelva a estar regida por un gobierno que aplique políticas de izquierda.