Política

Santiago Abascal: Una puesta de largo "made in Spain"

Buscará un discurso combativo contra Sánchez marcado por Cataluña.

Buscará un discurso combativo contra Sánchez marcado por Cataluña.

Publicidad

Vox, el partido que lidera Santiago Abascal, llega a la investidura de Pedro Sánchez rodeado por un «cordón sanitario». No en vano, en la ronda de consultas que hizo el candidato a la presidencia del Gobierno, no contó en ningún momento con sus 24 miembros.

Ya se encontraron con el primer desplante de la Mesa del Congreso cuando se les relegó al gallinero del hemiciclo, pero Vox no busca acaparar el tiro de cámara sino que se escuche su voz. Reivindicarán que «han venido para quedarse» y que hagan lo que hagan el resto de partidos ya no podrán silenciarles en la tribuna de oradores.

Se consideran «la resistencia» en un Congreso donde nada más comenzar han tratado de arrinconarles y están dispuestos a combatir un «gobierno sectario» con la idea de ser el muro de contención que frene las políticas de izquierdas. Aunque, conscientes de que nadie les busca para sumar, ya han comenzado a realizar una activa acción política registrando numerosas proposiciones.

Será la puesta de largo de Santiago Abascal en la Cámara Baja y llega con la idea de que su partido marque el paso poniendo sobre la mesa grandes debates de los que antes nadie hablaba, incomodando o haciendo que se retraten el resto de partidos.

Publicidad

Directos, no se dejarán amedrentar por lo políticamente correcto y tampoco serán tibios. Seguirán defendiendo los puntos de su programa por mucho que les traten de avasallar.

Durante su discurso, Abascal sacará a colación uno de los temas de los que ha hecho bandera durante toda la campaña electoral: la unidad de España. El líder de Vox será combativo, y afeará los pactos con cesiones pasados y futuros hacia quienes considera los enemigos de España e incluso su acercamiento con Bildu.

Publicidad

En su discurso en el pleno de investidura, Abascal contempla lanzar la propuesta de una abstención del PP o de Cs «por el bien de España». Sin embargo, lo que está claro es que Vox votará «no» y no se plantea ninguna abstención porque consideran que lo lógico es que se abstengan por ejemplo los de Rivera, que están «más cercanos a los socialistas y menos lejanos que Vox» a los independentistas. «Sería bueno para España», destacaron fuentes del partido.