MENÚ
domingo 17 noviembre 2019
20:36
Actualizado

Todos los condenados del "procés" y sus penas

  • Todos los condenados del "procés" y sus penas

Tiempo de lectura más de 10 min.

14 de octubre de 2019. 11:36h

Comentada
Pablo Gómez 10/10/2019

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Oriol Junqueras

Ex vicepresidente del Govern y ex consejero de Economía y Hacienda

Condenado a 13 años de prisión y 13 de inhabilitación

Delitos de sedición y malversación

Tras la fuga de Puigdemont a Bélgica, Junqueras (Barcelona, 1969) se convirtió en la pieza central del juicio a los líderes del procés. Vicepresidente del Govern y líder de Esquerra Republicana durante el referéndum ilegal del 1-O y la posterior declaración de independencia, antes de todo eso fue alcalde de San Vicente dels Horts. Profesor y doctor en Historia gracias a su tesis “Economía y pensamiento económico en la Cataluña de la Alta Edad”, también ha sido colaborador y guionistas en varios medios de comunicación. Es el artífice de la resurreción de ERC: tomo las riendas de la formación republicana tras el mal resultado de Joan Puigcercós en las autonómicas de 2010, en las que lograron apenas 10 diputados, hasta haber logrado arrebatar a JxCat el liderazgo del soberanismo. Durante el juicio en el Supremo, protagonizó uno de los momentos más comentados al expresar sus sentimientos hacia España: "He dicho que amo a España muchas veces. En el Parlament y fuera. Porque es verdad. ¿Cómo es compatible con que sea republicano catalán? Porque estoy convencido de que el mejor modo de garantizar la convivencia es en un reconocimiento entre iguales". Siempre ha mantenido ser víctimas de “un juicio político” al asegurar que ha sido procesado “por mis ideas y no por mis hechos”. Y negó que el 1-O se vulnerase el ordenamiento jurídico: “Ni es delito organizar un referéndum, ni votar en un referéndum, ni promover o defender pacíficamente la independencia. Desde este convencimiento hemos actuado”. Desde prisión, fue candidato a las elecciones generales de abril y ha tenido tiempo también de escribir un libro de cuentos dedicado a sus hijos Lluc y Joana.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Jordi Turull

Ex portavoz del Govern y ex consejero de Presidencia

Condenado a 12 años de prisión y 12 de inhabilitación

Delitos de malversación y sedición

Fue durante el “procés”, uno de los rostros más visibles del Gobierno de Puigdemont al ocupar su portavocía. Licenciado en Derecho aunque sin llegar nunca a ejercer como abogado, Turull (Parets, Barcelona, 1966) arrancó su vida política desde joven, con apenas 16 años, en Convergencia Democrática de Cataluña. Primero en su localidad natal, después en la Diputación de Barcelona y más tarde dando el salto a la arena autonómica. Asociado a la vieja guardia del partido fue rescatado por Puigdemont para un departamento del peso y la exposición pública que implica la portavocía. De esta forma se premiaba la difícil labor de coordinación del grupo parlamentario de Junts pel Sí en que su partido convivió con ERC. En 2016, lanzó un vaticinio: “En las fiestas de Gràcia de 2017 ya habremos proclamado la independencia de Catalunña. Nosotros mantenemos los compromisos, los plazos y la hoja de ruta”. No llegó a cumplir este objetivo pero tras el 1-O sí fue uno de los protagonistas de la DUI que el propio Puigdemont dejó en suspenso. En las elecciones generales del 28-A fue candidato al Congreso. Logró un escaño y, de la misma manera que Rull, Sánchez y Junqueras, fue suspendido por la Mesa de la Cámara Baja. Durante el juicio, defendió la naturaleza transversal del secesionismo: “La gente de Cataluña, sea o no independentista, sea de extrema derecha o de extrema izquierda o del centro, tiene criterio. Estamos en el siglo XXI. Lo digo porque se habla de la gente en un sentido que supone desconocer absolutamente Cataluña y el movimiento independentista. El movimiento independentista en Cataluña va de abajo a arriba”.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Raül Romeva

Ex consejero de Asuntos Exteriores y Relaciones Internacionales

Condenado a 12 años de prisión y 12 de inhabilitación

Delitos de sedición y malversación

Es el único de los condenados nacido fuera de Cataluña. Economista y profesor, Romeva (Madrid, 1971) fue eurodiputado durante una década como parte de la formación Iniciativa per Catalunya Verds. En 2015 aterrizó en la política autonómica para encabezar la candidatura de Junts pel Sí -coalición formada por el PdeCAT y ERC- al Parlament. Coincidiendo con el desafío al orden constitucional perpetrado por el Ejecutivo de Carles Puigdemont, Romeva ocupada el departamento de Asuntos Exteriores, Relaciones Internacionales y Transparencia de la Generalitat de Cataluña. Este departamento jugo un papel clave en la estrategia del Govern de internacionalizar el conflicto a través de la nutrida red de embajadas que fue desmantelada con la aplicación del artículo 155. En su paso por el Supremo reivindicó su condición de “demócrata” y defendió la legitimidad del derecho a la autodeterminación del pueblo catalán siempre que éste se ejerza de forma pacífica: “No hay ni un solo tratado internacional o europeo que prohíba expresamente el ejercicio del derecho a la autodeterminación. Tampoco en la Constitución existe una disposición específica que lo prohíba explícitamente”. Apasionado de la natación, este político al que, hace un lustro, muchos le definieron como “el Varoufakis catalán” es también un lector empedernido. Hasta el punto de haber probado suerte como escritor con dos novelas: “Sayonara sushi” y “Retorno a Shambala”. Sobre su etapa entre rejas este mismo año ha publicado “Esperanza y Libertad”, en el que define la cárcel “como un castillo infranqueable e impenetrable” y en el que reflexiona sobre lo sucedido y sobre el futuro: “Sin reproches, con convicción. Porque la cárcel dura un tiempo, pero la dignidad y el orgullo son para siempre. Y nosotros saldremos”.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Joaquim Forn

Ex consejero de Interior

Condenado a 10 años y seis meses de prisión y 10 años y seis meses de inhabilitación

Delito de sedición

Licenciado en Derecho, Forn (Barcelona, 1964) es un político forjado en la arena municipal. Desde muy joven estuvo vinculado con el ambiente nacionalista. En 1989, junto a otros compañeros de Acció Olímpica, participó en un acto de protesta que consistió en lanzar octavillas con la consigna "Freedom por Cataluña" durante la inauguración del Estadio de Montjuïc, sede de los Juegos de Barcelona de 1992. En el Ayuntamiento de Barcelona fue el responsable de distintas áreas -Presidencia, Régimen Interior, Seguridad y Movilidad- antes de ser primer teniente de alcalde. Dentro del Gobierno de Puigdemont ocupaba el departamento de Interior durante el “procés”. Desde este cargo, una de sus principales responsabilidades era la dirección de la policía autonómica. Precisamente un mando de los Mossos d'Esquadra destacó durante el juicio que la policía catalana consideró que las reiteradas manifestaciones realizadas por Forn sobre la actuación que los agentes tendrían en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 fueron "irresponsables y peligrosas" porque "confundían a la ciudadanía". El ex consejero destacó ante el Supremo que "la independencia se tenía que declarar dos días después del referéndum y no se hizo" Y añadió: “Fue una declaración política. Los resultados del 1-O los resultados del 1-O eran una forma de forzar una negociación con el Estado”. Respecto al papel desempeñado en aquellos días por los mossos, fue contundente: "Ningún acto de los mossos fue contrario a la Constitución. Una cosa es mi compromiso político y otra las competencia de los Mossos de dar cumplimiento a las órdenes judiciales. Los mossos no recibieron nunca instrucciones políticas”. En las elecciones municipales del 26-M concurrió como candidato de Junts per Catalunya al Ayuntamiento de Barcelona.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Dolors Bassa

Ex consejera de Trabajo y Asuntos Sociales

Condenada a 12 años de prisión y otros tantos de inhabilitación absoluta

Delitos de sedición y malversación

Maestra y psicopedagoga, Bassa (Torroella de Montgrí, Gerona, 1959) llegó a la política desde el sindicalismo. Secretaria general de UGT de Gerona durante casi una década, fue primero concejala en su localidad natal y, posteriormente, diputada en el Parlamento de Cataluña en 2015 como parte de la lista de Junts pel Sí. En 2017 formaba parte del Gobierno de Puigdemont como consejera de Trabajo y Asuntos Sociales. La investigación atribuyó a Bassa, precisamente en virtud de posición dentro del Govern, un papel relevante. No en vano, asumió el control de todo los espacios y locales dependientes de su departamento con el objetivo de ponerlos a disposición de las necesidades del referéndum ilegal a fin de asegurar su éxito. Permitió asimismo que el departamento que ella dirige soportara buena parte del gasto de impresión de las papeletas utilizadas el 1-O y de las citaciones para la votación y la configuración de las mesas electorales, además de la elaboración del censo electoral. “Había una coalición electoral, Junts pel Sí, que ganó las elecciones y construyó una mayoría parlamentaria. Llevábamos un programa electoral independentista que no fue nunca impugnado”, aseguró durante su declaración ante el Supremo. Aseguró desconocer de dónde salieron las urnas que se utilizaron en el referéndum ilegal y fue una de las más contundentes a la hora de defender la vía unilateral: “No valoramos la desconvocatoria del referéndum porque entendíamos que no era delito, era el consenso del 80% de la sociedad catalana ante la sentencia del TC. El referéndum era un paso hacia la negociación y el pacto, éramos conscientes que si mucha gente iba a votar eso nos iba a dar fuerza”.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Josep Rull

Ex consejero de Territorio y Sostenibilidad

Condenado a 10 años y seis meses de prisión y otros tantos de inhabilitacióin absoluta

Delito de sedición

Su militancia en el catalanismo arranca a mediados de la década de los ochenta, cuando se incorporó a la Juventud Nacionalista de Cataluña. De profesión abogado, Rull (Tarrasa, Barcelona, 1969) ha sido parlamentario autonómico durante más de 20 años. También ha desempeñado numerosos cargos orgánicos en su partido antes de alcanzar la Secretaría General de Convergencia Democrática de Cataluña. En el estallido del “procés”, ocupaba el cargo de consejero de Territorio y Sostenibilidad en el Ejecutivo liderado por Carles Puigdemont. Junto a algunos de sus compañeros de banquillo en el juicio celebrado en el Supremo, se incorporó a las listas electorales con las que JxCat concurrió a las generales del 28 de abril. El juez Llarena destacó que su participación en el “procés” ha sido siempre destacada, especialmente después de que firmase en nombre de su partido el acuerdo por la independencia junto a las entidades soberanistas. Tras la declaración de independencia y la aplicación del artículo 155, Rull protagonizó una de las anécdotas de aquellos días. A pesar de que su destitución fue automática, subrayó su intención de regresar al día siguiente a su despacho "no como conseller de la Generalitat, sino como ministro de la nueva república catalana". Durante el juicio, reconoció sentirse “honrado” por haber firmado la convocatoria del 1 de octubre: “Fue uno de los momentos más emotivos e importantes de mi vida política”. Destacó que el Ejecutivo catalán en aquellos días tuvo que realizar una “ponderación entre el imperio de la ley y el principio democrático” y defendió las decisiones adoptadas: “Es una buena costumbre que los partidos políticos cumplan aquello que la gente vota”.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Carme Forcadell

Ex presidenta del Parlamento de Cataluña

Condenada a 11 años y seis meses de prisión y el mismo tiempo de inhabilitación

Delito de sedición

Filóloga, profesora y activista, Carme Forcadell (Cherta, Tarragona, 1955) fue una de las impulsoras y fundadoras de la Plataforma per la Llengua. Vinculada a Òmnium Cultural, desempeñó el cargo de presidenta de la Asamblea Nacional de Cataluña entre 2012 y 2015. La visibilidad que logró desde este cargo en los años de efervescencia independentista previos al “procés”, llevó a Esquerra Republicana a incluirla en sus listas y a su posterior elección como presidenta del Parlament. Fue precisamente su posición desde esta responsabilidad la que propició que acabase sentada en el banquillo de los acusados en el juicio al líderes del “procés”. Como máxima responsable de la cámara regional catalana, permitió la votación sobre la hoja de ruta que debía seguir la Generalitat para su ruptura con España. También avaló los plenos en los que se debatió la Ley del Referéndum y la posterior declaración unilateral de independencia. Durante su turno ante el tribunal que juzgó al “procés”, Forcadell rechazó no haber cumplido con las obligaciones de su cargo -"Yo no participé ni dirigí ninguna estrategia. Me limité a cumplir con mi responsabilidad como presidenta del Parlament- y calificó de “simbólica” la declaración de independencia: “Se votaron dos propuestas de resolución: una de rechazo al 155 y otra de petición de inicio de un proceso constituyente”. Basó su estrategia de defensa en la incoherencia que, a su juicio, supone que ella haya sido juzgada en un tribunal distinto que el del resto de integrantes de la Mesa del Parlament: “No entiendo como a mí se me juzga en este tribunal, cuando entiendo que los trámites parlamentarios han sido exactamente iguales, los que han hecho mis compañeros de mesa”.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Jordi Sánchez

Ex presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña

Condenado a 9 años de prisión y 9 de inhabilitación absoluta

Delito de sedición

Vinculado con el independentismo desde principios de los años 80, Sánchez (Barcelona, 1964) ha sido consejero de Corporación Catalana de Radio y Televisión y adjunto del defensor del Pueblo de Cataluña. En 2015, relevó a Carme Forcadell al frente de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC). Su papel protagonista en los disturbios que se produjeron el 20 de septiembre de 2015 durante el registro de la Consejería de Economía, le situó en el centro de la causa judicial relacionada con el “procés”. La Fiscalía de la Audiencia Nacional le acusó de un delito de sedición por liderar las "concentraciones y manifestaciones llevadas a cabo para impedir por la fuerza la actuación de las autoridades y sus agentes”. En su declaración durante el juicio, Sánchez minimizó los incidentes violentos durante aquella jornada: “Es radicalmente falso que hubiera un intento de asalto. No es ajustado ni proporcionado creer que una acción concreta, criticable por parte de unos individuos, pocos, sea la excusa para criminalizar, penalizar a una movilización de 40, 50, 60.000 personas que estaban presentes de una manea cívica y responsable”. En prisión ha sido protagonistas de polémicas, como la que tuvo lugar a los pocos días de su llegada a Soto del Real: pidió el traslado de un recluso a otro modulo por gritar en su presencia “¡Viva España!”. También se declaró en huelga de hambre durante 19 días. En las elecciones generales del 28 de abril, fue el cabeza de cartel de Junts per Cataluña por la provincia de Barcelona. Logró su escaño pero la Mesa del Congreso le suspendió como diputado tras la sesión constitutiva de las Cortes.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Jordi Cuixart

Presidente de Òmnium Cultural

Condenado a 9 años de prisión y 9 de inhabilitación absoluta

Delito de sedición

Este empresario es el fundador y director general de Aranow Packaging Machinery. Cuixart (Santa Perpetua de Moguda, Barcelona, 1975) es, además, el presidente de Òmnium Cultural, responsabilidad desde la que se desempeño un papel relevante en los actos contra el orden constitucional que desembocaron en el referéndum del 1 de octubre. También fue uno de los creadores de la la fundación privada FemCat que agrupa a empresarios independentistas. Se encuentra en prisión preventiva desde el 16 de octubre de 2017, por su participación en el cerco a la Consejería de Economía durante un registro. Durante su declaración ante el Supremo, Cuixart negó que durante aquel día de protestas se produjeran actos violentos: “Si hubiéramos visto indicios de violencia, el 20 de septiembre habríamos desconvocado”. Asimismo, aseguró sentirse como un “preso político” y no como un “político preso”. Entre las paredes de la cárcel de Lledoners se casó por la iglesia con su pareja. En este tiempo entre rejas también ha vuelto a ser padre y ha publicado un libro “Tres días en la cárcel: Un diálogo sin muros”, en el que recoge sus conversaciones con la periodista Gemma Nierga. “He encontrado mi libertad en la cárcel. Soy más libre dentro de la cárcel que la gente que está fuera. Lo soy cuando hablo de política, lo soy porque no sufro por los demás”, asegura en este libro. Tal y como ha reiterado en varias ocasiones, no espera que el Gobierno de España termine indultándole: “España no está preparada para dar el indulto. Y si llega, será una mala noticia para España porque querrá decir que se pasa página y no se resuelve el conflicto”.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Santiago Vila

Ex consejero de Empresa y Conocimiento

Condenado a multa de diez meses con una cuota diaria de 200 euros e inhabilitación especial por un año y ocho meses

Delito de desobediencia

“El traidor”. En el imaginario independentista, Santi Vila (Granollers, 1973) ha desempeñado durante la película del “procés” el papel del malo, el consejero de Puigdemont que abandonó el barco poco antes de que fuera declarada la independencia de forma unilateral. Doctor en Historia contemporánea, comenzó a militar en las juventudes de ERC a los 18 años. Lo ha sido casi todo en la política catalana: concejal, diputado, consejero y alcalde. Su evolución ideológica le llevó a cambiar de siglas, a mediados de los 90 pasó de ERC a CiU. Entró a formar parte del Govern en 2012 como consejero de Territroio y Sostenibilidad. Después recalaría en el departamento de Cultura y, finalmente, dentro del equipo de Puigdemont se convirtió en el responsable del área de Empresa y Conocimiento. El 26 de octubre de 2017 presentó su dimisión por desavenencias con el resto de consejeros. Su apuesta, en lugar de seguir con la vía unilateral, pasaba por convocar elecciones anticipadas al Parlament. “Todos mis intentos de propiciar un diálogo han fracasado. Espero haber sido útil hasta el último minuto al presidente Puigdemont y a los catalanes”. Ante el Supremo reconoció haber dimitido “frustrado” y haber expresado sus diferencias con algunas de las actuaciones del Govern, como, por ejemplo, la ley de transitoriedad: "La reprobé públicamente porque era innecesaria y además muy disparatada, ni un alumno de primero de derecho la habría asumido”. En junio de 2018, renunció a su militancia en el PdeCAT. Antes del arranque del juiciopublicó “De héroes y villanos”, en el que repasa cómo durante los días claves del “procés” se tomaron decisiones “a veces nobles y a veces tristes” fruto del enfrentamiento entre “idealistas y pragmáticos”.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Meritxell Borràs

Ex consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda

Condenada a multa de diez meses con una cuota diaria de 200 euros e inhabilitación especial por un año y ocho meses

Delito de desobediencia

Licenciada en Farmacia y especializada posteriormente en Gestión Empresarial, Borrás (Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1964) es junto a Vila y Mundó una de las protagonistas del “procés” que llegó al juicio tras haber logrado la libertad provisional. Es, como buena parte de la actual clase dirigente en Cataluña y en España, una profesional de la política: hija de Jacinto Borràs, uno de los fundadores de Convergencia Democrática de Cataluña, ha sido diputada autonómica durante más de dos décadas, también concejala y candidata en varias convocatorias electorales. Como buena de los demás procesados, subrayó ante el Supremo el valor simbólico de la declaración unilateral de independencia: “Fue una expresión política sin consecuencias legales. Lo que se leyó en la Cámara fue un preámbulo de la declaración de independencia que ni obliga ni establece nada”. En su declaración trató de desvincularse con las decisiones allí juzgadas al minimizar el papel que su departamento desempeñó el día del reférendum: “Más allá de firmar el decreto de convocatoria, el día anterior, no hicimos nada más. Más allá de ir a votar el 1-O”. Ha sido la única en anunciar públicamente su intención de solicitar el indulto cuando llegase la sentencia. Manifestó su voluntad de hacer en un acto público en Gerona. En respuesta, un grupo de los asistentes la abucheó. La posición de Borràs contrasta con la de la mayoría de los condenados. El president Quim Torra, de hecho, ha reiterado en varias ocasiones que los políticos que han permanecido en prisión estos años no tienen intención de solicitarlo.

Todos los condenados del "procés" y sus penas
Carles Mundó

Ex consejero de Justicia

Condenado a multa de diez meses con una cuota diaria de 200 euros e inhabilitación especial por un año y ocho meses

Delito de desobediencia

Concibió su paso por la política como “un paréntesis”. Quizá cuando hizo esta declaraciones nunca pensó que este paréntesis podría marcar así su vida. Su carácter dialogante y su exitoso paso por cargos intermedios por varios departamentos autonómicos fueron valores que, en algún momento, le llegaron a situar en las quinielas para poder liderar ERC. Licenciado en Derecho, Mundò (Vic, 1976) fue elegido por Puigdemont para la consejería de Justicia en la legislatura del “procés”. Llegó hasta esta responsabilidad tras años de trabajo en los que combinó el sector público y el privado, también con el activismo. Ahí está por ejemplo su protagonismo en el lanzamiento de la plataforma Drets.cat, cuyo objetivo es la lucha contra la catalanofobia, especialmente en lo que afecta a la defensa de la lengua y de los valores catalanes. Durante su declaración ante el Tribunal Supremo defendió que el Govern, al menos en el análisis que hacían sus integrantes, nunca quebrantó la legislación vigente: “No solo creíamos que no era delito, sino que estábamos absolutamente convencidos de ello. Ese era un elemento relevante”. Y negó que las arcas públicas malversaran dinero para sufragar la votación del 1 de octubre: “El referéndum no se financió con dinero público. No sé, ni me ocupaba de eso, ni tengo conocimiento de quien lo ha sufragado. Sí sé seguro que no se sufragó con dinero público”. Al igual que Borrás y Vila afrontó el juicio en libertad provisional, aunque acusado de los delitos de malversación de caudales públicos y desobediencia.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs