La vista de la euroorden contra Puigdemont se retrasa hasta el 16 de diciembre

La Fiscalía belga pide formalmente la entrega por los delitos de malversación y sedición.

La defensa pidió el aplazamiento para poder presentar observaciones por escrito. La Fiscalía belga pide formalmente la entrega por los delitos de malversación y sedición.

El nuevo periplo de Carles Puigdemont en la justicia belga se alarga. El juez de primera instancia ha atendido los deseos del equipo defensor del ex president y ha fallado a favor de retrasar la vista, prevista para hoy, hasta el día 16 de diciembre, al considerar que los letrados de Carles Puigdemont necesitan más tiempo para prepara la comparecencia de su cliente. El político fugado en Bélgica se ha presentado esta mañana a puerta cerrada y ante el mismo juez de primera instancia que ya se encargó de tramitar la primera euroorden en el año 2017.

Esta mañana se ha confirmado que la Fiscalía belga pide formalmente la entrega a España de Carles Puigdemont por los dos delitos que le imputa el Supremo: la sedición y la malversación. A pesar de que esto supone un espaldarazo a las tesis defendidas por la Justicia española, el veredicto final corresponde a los jueces y puede variar sustancialmente. En el año 2017, el ministerio público belga ya solicitó la equivalencia de cuatro delitos ( incluido el de rebelión), aunque numerosos penalistas del país creían que estos cargos no eran comparables en los dos ordenamientos jurídicos. El juez Pablo Llarena retiró la euroorden antes de que el tribunal de primera instancia pudiera pronunciarse sobre el fono del asunto, ante el temor de que las autoridades belgas tan sólo reconocieron el delito de malversación. El año pasado, la Fiscalía alemana también respaldó las tesis del Tribunal Supremo español, sin que esto tuviera ningún impacto en el fallo del Tribunal Regional de Schleswig-Holstein que tan sólo aceptó la entrega de Puigdemont por el delito de malversación.

La euroorden que rige el procedimiento entre países europeos tan sólo contempla una entrega automática en el caso de 32 delitos. En esta lista no aparecen ni el delito de sedición ni el de malversación, lo que obliga a que los jueces belgas comprueben si existe un equivalente similar en su ordenamiento jurídico.

Grande-Marlaska confía en un sí

El ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha dicho este martes que confía "absolutamente"en que la Justicia de Bélgica responderá positivamente a la orden europea de detención y entrega contra el expresidente catalán Carles Puigdemont.

Grande-Marlaska, que ha participado hoy en Múnich en una reunión de ministros de Interior europeos, ha declarado a Efe que esa confianza se basa en que "el espacio de justicia interior, de justicia y libertad (de la UE) se ha construido bajo los principios de mutua confianza, de reconocimiento entre las resoluciones judiciales".

"¿Qué quiero decir con esto? Que si somos la Unión Europea, que si tenemos el espacio de justicia y libertad, si tenemos la orden europea de detención y entrega basada en esos principios es porque ya tenemos ordenamientos jurídicos absolutamente homologados unos con otros", ha agregado.