Un buque de la Armada el "Audaz"navega hacia el Open Arms

El "Audaz"ha partido esta tarde de la base de Rota

La tripulación ultima los preparativos en el buque de la Armada española Audaz/Efe
La tripulación ultima los preparativos en el buque de la Armada española Audaz/Efe

El buque de la Armada española Audaz ha partido esta tarde de Rota (Cádiz) hacia la isla italiana de Lampedusa casi al mismo tiempo que un fiscal italiano decretaba el desembargo de los inmigrantes y el embargo del barco.

El buque de la Armada española Audaz ha partido esta tarde de Rota (Cádiz) hacia Lampedusa para encontrarse con el Open Arms, sin embargo es más que probable que cuando el buque llegue a la isla italiana los inmigrantes ya no se encuentren en el barco de la ONG española, después de que un fiscal italiano decretara el desembarco inmediato en la isla italiana y la incautación de la nave humanitaria.

El Gobierno español todavía no se ha pronunciado sobre si el "Audaz"seguirá su navegación hasta Lampedusa o se dará la vuelta y volverá a su base en Rota.

Según un comunicado de la Presidencia del Gobierno, esta mañana comenzaron las tareas de preparación y aprovisionamiento, y ha partido hacia Lampedusa, alrededor de las 17:00 horas. Según las previsiones del Gobierno el buque de la Armada “navegará durante tres días hasta Lampedusa, donde se hará cargo de las personas acogidas en el Open Arms y procederá al acompañamiento de la oenegé hasta Palma de Mallorca”, situada a 1.037 kilómetros.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, también ha anunciado en Twitter el envío del buque de la Armada. "Con esta medida España resolverá, esta misma semana, la emergencia humanitaria", ha asegurado Sánchez

El Ejecutivo ha tomado esta decisión "de acuerdo a las recomendaciones logísticas de la Armada"por estimar que se trata de la opción "más adecuada y la que permitirá resolver esta misma semana la emergencia humanitaria que se vive a bordo del Open Arms, en el que quedan casi 100 migrantes. Según las primersa estimaciones, se calcula que el buque necesite al menos tres días para llegar hasta la isla italiana, y un tiempo similar para alcanzar la costa española.

El anuncio de Moncloa se produce después de que el ministro de Transporte italiano, Danilo Toninelli, exigiera a España que haga todo lo necesario para frenar a la ONG y haya ofrecido que una embarcación de la Guardia Costera lleve a los inmigrantes a un puerto español si el Gobierno le retira la bandera.

Antes de dar a conocer la solución final, el Ejecutivo informó de que iba a verificar, a través del Ministerio de Exteriores, las “intenciones” expresadas por el Ejecutivo italiano para, “cuando se tenga conocimiento formal”, adoptar las medidas “inmediatas que sean precisas”.

Mientras, desde la organización han seguido avisando de la crítica situación que se vive en el barco, desde donde varios migrantes se han lanzado al agua para tratar de alcanzar la costa a nado. Al menos cinco migrantes del centenar que permanecían en su barco de rescate han sido conducidas por el salvamento italiano a Lampedusa, después de intentar llegar a nado a la costa.

Así lo publicó en varios mensajes en su perfil oficial en las redes sociales, en los que la ONG reflejaba que “se siguen lanzando más personas al agua de manera desesperada”. “Nuestros socorristas, barca de rescate, guardacostas y guardia di finanza rescatan e intentan controlar la situación. A bordo la situación está al límite”, recalcó la organización.

La embarcación ya lleva 19 días en el mar después de rescatar a más de 160 migrantes en el Mediterráneo, decenas de ellos, como los que presentaban alguna dolencia y los menores de edad y sus acompañantes han sido sacados del ‘Open Arms’ en los últimos días. La pasada noche, según el Open Arms, fue “de pánico” y con alertas de “hombre al agua”. Además, se produjo “una evacuación médica urgente” de varios migrantes.

No es el único barco que se encuentra en medio del Mediterráneo a la espera de un puerto seguro. En la costa de Malta, cerca de Sicilia está el “Viking Ocean” operado por la ONG MSF y SOS Mediterranée con 356 personas a bordo, de las cuales alrededor de un centenar son Menores No Acompañados (MENA)