Política

Veinte años con Cristina y Elena

CarLOs GARCÍA REVENGA / Secretario de las hijas del Rey

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hombre de confianza de las Infantas Elena y Cristina desde hace 20 años, Carlos García Revenga es un hombre ya en la cincuentena que cambió su profesión de pedagogo para dedicarse las 24 horas del día a ser el apoyo insustituible de las dos hijas de los Reyes tanto en la vida pública como en la esfera privada. Afable y asequible, Revenga se ha volcado en ser la persona imprescindible para Doña Elena y Doña Cristina, el hombre que ha estado junto a ellas en todas las actividades institucionales que ambas han desarrollado desde que terminaron sus estudios académicos y se dedicaron a la tarea de representar a la Corona como miembros de la Familia Real.

Después de ser profesor de las Infantas en el Colegio Santa María del Camino, García Revenga se ganó la total confianza de la primogénita de los Reyes durante el tiempo que estudió magisterio, carrera en la que contó con el apoyo del que luego se convirtió en asesor personal de ella y de su hermana. Ese apoyo y confianza de Revenga hacia Doña Elena fue determinante a la hora de ficharle como funcionario de la Casa del Rey, que vio en él a la persona idónea para ocuparse de las Infantas. Con el tiempo, el todavía secretario de las hijas de Don Juan Carlos y Doña Sofía se ha convertido en una persona muy próxima a ellas, pendiente siempre de cualquier asunto que las concierna y preocupado todo el tiempo por lo que pueda constituir un problema para Doña Elena y Doña Cristina. La relación entre Carlos García Revenga y ellas se ha ido haciendo cada vez más estrecha y semejante a lo que se puede entender como una amistad que se extendió, después de casarse las dos, hacia sus cónyuges. El contacto ha sido también muy intenso con los hijos de cada una de ellas, Felipe y Victoria Marichalar y Juan, Pablo, Miguel e Irene Urdangarín, por los que ha mostrado siempre sus sentimientos de afecto y cariño. En ese contexto, Carlos García Revenga explica su aceptación del cargo de tesorero del Instituto Nóos que según él, no ha supuesto implicación alguna en sus cuentas o gestión de la contabilidad ni tampoco le ha generado beneficio económico alguno. Una afirmación que deberá reiterar en su comparecencia como imputado ante el fiscal Pedro Horrach y el juez José Castro el próximo 23 de febrero.