Familia

Cómo dejar de perder el tiempo haciendo las tareas del hogar

La falta de planificación genera muchas horas perdidas

¿Qué podemos hacer, entonces, para mejorar nuestro estilo de vida con respecto a las tareas del hogar? Organización, planteamiento de prioridades y buenos utensilios son tres pilares básicos.

Publicidad

Que tenemos que limpiar la casa es una evidencia. Las cosas no son como hace décadas donde la mujer no trabajaba fuera de casa y disponía de muchísimo más tiempo para hacer las tareas de una forma más tranquila y eficaz. Hoy todo es diferente. Mujeres y hombres trabajan fuera de casa aunque eso no significa ni mucho menos, que las tareas del hogar se repartan de manera equitativa. No al menos según se recoge en las estadísticas. Lo cierto es que las mujeres asumen un carga mayor en cuanto a la asunción de tareas del hogar lo que suele traducirse en más estrés. ¿Qué podemos hacer, entonces, para mejorar nuestro estilo de vida con respecto a las tareas del hogar? Organización, planteamiento de prioridades y buenos utensilios son tres pilares básicos. Bisselli, marca de productos de limpieza de suelos, así lo confirma: “es absolutamente necesario gestionar bien el tiempo pero también saberse trucos de limpieza que hagan todo más eficaz”.

Multitarea no, planificacion necesaria

Publicidad

Vivimos en una sociedad multitarea y parece complicado no planificar, pero estableciendo un límite de tareas y unos horarios, todo fluirá mejor. En el día a día ya existe mucho multitasking y si las cosas no se programan a menudo tienden a no suceder. Hay que prepararse para no hacer nada más que relajarse y descansar. Tratar ese tiempo como cualquier otra actividad planeada a la que te hayas comprometido. Aburrirse también es bueno y necesario.

Publicidad

La organización sí funciona

La desorganización es el primer paso hacia una pérdida de tiempo sistemática. Pasar tiempo en repetidas ocasiones tratando de encontrar, recordar, comunicar y manejar las tareas de crisis lleva mucho más tiempo que establecer un sistema que lo haga en su lugar. Diferentes formas funcionarán para diferentes personas; solo tú sabes lo que necesitas para funcionar mejor. Actualmente, hay muchos métodos de ordenación, elige el que más te guste y se acople a tus necesidades.

Evitar las interrupciones

Publicidad

Las interrupciones lo único que hacen es distraer y alejarte del presente. La conclusión es que se pierde el tiempo intentando volver a centrarse. Algunos estudios indican que esto da como resultado que las personas inviertan aproximadamente un 25 % más de tiempo en sus tareas diarias. La persona que vive con la rapidez también lo hace con el estrés y la ansiedad, no disfruta del momento porque está pronosticando el futuro.

Idea un plan y mantenlo

Haz una lista semanal de tareas generales. Ya sean tareas de administración, limpieza u otras, (¡o las tres!) que tengan una asignación semanal regular para las tareas específicas ayudarán a que las termines. Por ejemplo, marca el lunes como el día para ir al banco y la lavandería, los martes como días de archivo y compras, etc. Desde BISSELL recomiendan que la limpieza más profunda se realice el mismo día de la semana.

Busca aliados

Desde la compañía, aconsejan además disponer del mejor dispositivo tecnológico para que esta tarea se realice de forma eficiente y en el menos tiempo posible como pasa con el Crosswave, el mejor aliado en la limpieza del hogar que aspira, friega y seca en una sola pasada. Y es que está confirmado que un hogar limpio y ordenado logra que sus habitantes sean más felices.

Identifica tu "mejor momento de productividad personal"

Todos tenemos un cierto período de tiempo en nuestro día en el que somos los más eficientes. (Para la mayoría de la gente, esto es entre las 8 h y las 11 h, pero esto es un ejemplo). Usa estas horas para las tareas más difíciles que tengas que hacer ese día.

Amanece preparado

Haz una lista de tareas pendientes la noche anterior para que al despertarte al día siguiente puedas ponerte con ellas inmediatamente. Esto fomentará tu sentido de la productividad y las realizarás temprano en el día, lo que te ayudará a mantenerte motivado.

Aprende a amar la palabra ‘No’

La conducta servicial no puede transformarse en actitud servil. Aprender a decir “no” es saludable y bueno para todos

¿Cómo alcanzar el bienestar y la felicidad a través de la limpieza?

La limpieza doméstica puede ser utilizada como terapia psicológica; una terapia al alcance de todos. BISSELL recomienda cómo ponerla en práctica.

1. Retira aquello que no uses. El primer paso que debes dar a la hora de poner orden en tu hogar, es deshacerte (tirar, donar, vender...) aquello que ya no quieres o no vas a usar. Así dejarás de tener posesiones innecesarias que están ocupando sitio tanto en tu vivienda como en tu vida.

2. Di no al desorden. Si la casa no está recogida, con todas tus cosas por medio y sin ordenar, es probable que empieces a sufrir ansiedad y estrés al ver cómo está tu vivienda. Nuestro entorno habla de nosotros y refleja nuestros pensamientos. Si mantenemos ordenado nuestro hogar, nuestros pensamientos estarán en calma.

3. Adiós polvo. Si la vivienda no se limpia frecuentemente, es normal que el polvo y la suciedad hagan acto de presencia. Esto puede provocar que aparezcan hongos en tu vivienda llegando a provocar alergias, enfermedades respiratorias, etc.

4. Enfócate en el presente. La limpieza doméstica, realizada como un ejercicio de “atención consciente” o mindfulness. Vivir desde el aquí y el ahora puede convertirse en una terapia saludable diaria.