Actualidad

Cómo se hace la auténtica queimada

Es todo un ritual

Aunque hay recetas para todos los gustos, el orujo o aguardiente, azúcar, granos de café y cáscara de limón y naranja son los ingredientes fundamentales para preparar la famosa queimada gallega que, como indica su nombre, es una bebida que se quema antes de consumirse.

Publicidad

Aunque hay recetas para todos los gustos, el orujo o aguardiente, azúcar, granos de café y cáscara de limón y naranja son los ingredientes fundamentales para preparar la famosa queimada gallega que, como indica su nombre, es una bebida que se quema antes de consumirse. La tradición de la queimada se remonta a los celtas y está vinculada al mundo de las meigas, las brujas de Galicia. Se dice que su consumo se asocia a alejar a los malos espíritus y atraer a los buenos.

Tanto para los conocedores de este rito o para todos aquellos que quieran iniciarse en el mundo de esta bebida mágica, Raimundo Sánchez ofrece una serie de consejos para hacer una riquísima queimada gallega.

Publicidad

En primer lugar, se vierte el aguardiente y el azúcar en un recipiente de barro cocido. La proporción es de 120-150 g. de azúcar por litro de aguardiente. A continuación, se añade un toque aromático con una corteza de limón y de naranja. La mezcla se remueve y se introduce el último elemento que aporta un sabor especial: granos de café.

Publicidad

Con todos los ingredientes en el recipiente, sólo queda encenderla. Para ello se coge un poco de aguardiente y azúcar con un cucharón y se le prende fuego con la ayuda de una cerilla. Para que prenda el brebaje, hay que aproximar la llama a la cazuela.

El siguiente paso consiste en coger del fondo cucharones de aguardiente con bastante azúcar, escurriéndole el aguardiente y calentando el cucharón sobre las llamas para que de esta forma el azúcar que queda en él se vaya quemando. Con las repeticiones, el azúcar se irá caramelizando dando un color tostado a la queimada.

El tiempo ideal para apagar el fuego es de 15 minutos pero este dependerá del gusto de los comensales. Cuanto más se demora en apagarla, más suave será por la reducción del alcohol.

Publicidad

Una vez apagada, ya sea con una tapa o soplando, desde Raimundo Sánchez aconsejan no demorarse mucho tiempo en servirla puesto que es una bebida que debe tomarse caliente.

En la alfarería de Raimundo Sánchez disponen de queimada de barro con 12 tazas y una cuchara para que no falte ningún utensilio para prepararla. Una queimada de barro es un elemento muy original para regalar, mostrando el trabajo de esta alfarería artesanal en Madrid.